Jump to content

  1. What's new in this club
  2. Es la segunda súper Luna del año. Se verá un 14% más grande y un 30% más brillante, dicen expertos. o martes por la madrugada se podrá observar la segunda súper Luna del 2019, que será más luminosa y brillante que la vista en enero, en un fenómeno que no se repetirá hasta dentro de siete años. La segunda Súper Luna del año se encontrará en el punto de su órbita más cercano a la Tierra este martes -estará a unos 356.761 kilómetros-, se verá un 14% más grande y un 30% más brillante que de costumbre, informó la agencia Ansa. En la Argentina, como en el resto de América, el punto máximo de la Súper Luna se verá antes del amanecer del martes, mientras que en Europa, Asia, Oceanía y África, será el martes después del atardecer. El astrofísico italiano Gianluca Masi, responsable del Virtual Telescope, dijo que la Súper Luna no es un término científico "pero tiene el mérito de comunicar de manera eficaz el significado de que la fase de Luna llena está muy cerca del perigeo, o sea, el punto de la órbita lunar que corresponde a la mínima distancia de la Tierra". El satélite natural recorre alrededor de la Tierra una órbita muy rápida, en la cual cada mes toca la distancia mínima (perigeo) y aquella máxima (apogeo): la súper Luna aparece cada vez que la Luna llena coincide con el horario del perigeo. "Jamás, durante todo el 2019, tendremos una Luna llena tan cercana a nuestro planeta como ésta", manifestó el astrólogo. El martes se podrá observar la segunda súper Luna de este año tras aquella que coincidió con el eclipse de la noche entre el 20 y el 21 de enero. La voz del interior
  3. Este viernes, el Organismo Internacional de Medidas y Pesos anunciará las nuevas definiciones de kilogramo, ampere, kelvin y mole, unidades fundamentales del Sistema Internacional que entrarán en vigencia en 2019. Una revolución en la forma de entender la metrología, explicada por expertos Las más altas autoridades científicas de pesos y medidas en todo el mundo se reunirán en París el próximo viernes 16 de noviembre para modificar la definición del kilogramo, el kelvin, el ampere y el mol. Su implementación, según los expertos, tendrá un gran impacto en el campo científico y tecnológico. Se trata de la mayor revisión del Sistema Internacional de Unidades (SI) desde su instauración en 1960, que tendrá lugar en el marco de la Conferencia General de Pesas y Medidas. Los cambios entrarán en vigencia en mayo de 2019 y suponen las redefiniciones del ampere, el kilogramo, el kelvin y el mol; y la reformulación del metro, el segundo y la candela. A partir de ahora todas las unidades se definirán en base a constantes de referencia, en lugar de artefactos, propiedades de materiales o experimentos teóricos irrealizables, como sucede en la actualidad. Esto permitirá a los científicos que trabajan con el más alto nivel de exactitud realizar las unidades en diferentes lugares o momentos, con cualquier experimento apropiado y en cualquier valor de la escala", destacó a Infobae Héctor Laiz, gerente de Metrología Calidad y Ambiente del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y miembro del Comité Internacional de Pesas y Medidas, que participará de la conferencia como parte de la delegación argentina. Si bien el sistema ha sido revisado en diversas oportunidades, es la primera vez en la historia que se redefinen cuatro unidades base a la vez con colaboraciones simultáneas en todo el mundo. Este cambio no afectará los resultados de las mediciones en la vida cotidiana, pero sí tendrá un gran impacto al más alto nivel de exactitud en la ciencia y la tecnología", anticipó Laiz, quien también preside el Sistema Interamericano de Metrología. De acuerdo al experto, la variación en el kilogramo va a ser de 0,00000001 y en el resto de las otras tres mediciones va a ser similar. Esto no se apreciará a nivel cotidiano sino en situaciones de mayor precisión científica sí. "Van a cambiar las definiciones de cuatro unidades de medida al mismo tiempo, la primera vez que se hace en 100 años. Todo va a estar medido en función de elementos de la naturaleza. Para las mediciones cotidianas no va a tener un impacto pero sí lo va a tener en los institutos científicos o en algunos sectores de industria de alta tecnología", puntualizó Laiz. Y agregó: "Las unidades que usamos son 7: el segundo, el kilo, el metro, el amper, el kelvin, el mol y la candela (sirve para medir la intensidad luminosa). Todas las otras unidades se derivan de esas 7. De esas 7, se van a redefinir 4 (kilo, amper, kelvin y mol), por eso es un cambio tan grande. Las otras 3 ya tienen definiciones basadas en constantes de la naturaleza: el metro en 1983, el segundo en 1969 y la candela en 1975. Peso argentino El INTI es responsable de los patrones nacionales de medida, entonces cada 3 años todos los países del mundo tienen que calibrar el patrón nacional a Francia, que es donde se encuentra el patrón internacional. Y a partir de ese patrón nacional se da trazabilidad a todas las mediciones del país. Por ejemplo todas las balanzas se ajustan con masas que están calibradas por el INTI, que a su vez está referido en Francia. Y a partir de ahora no va a haber más un patrón internacional, se va a referir en función de la constante de Plank. Ahora, cuando se haga una balanza, se enviará a un laboratorio que van a poder analizar experimentalmente el kilogramo en su laboratorio. En la Argentina por ahora solo lo va a poder hacer el INTI, pero a futuro quizás lo puedan hacer otros laboratorios. Cuando se redefinió el metro (antes era también la longitud de una barra de platino e iridio) en 1983, se hizo en función de la distancia que recorre la luz en una fracción de segundo. El metro va a seguir siendo definido de ese modo. Hoy hay unos 50 laboratorios en el mundo que hacen eso, en Sudamérica está el INTI y el Inmetro en Brasil. El kilogramo (unidad de masa): está actualmente definido por la masa que tiene un cilindro de platino-iridio depositado en el Bureau Internacional de Pesas y Medidas en la ciudad francesa de Sevres, lo que implica que todos los países deben basar la medición en un único artefacto. Además de los problemas logísticos que ello conlleva, es imposible determinar su estabilidad temporal. La nueva definición del kilogramo se basará en la asignación de un valor a la constante de Plank (h= 6,626 070 15 × 10−34 kg m2 s-1) y permitirá llevar a cabo su realización práctica con cualquier experimento que vincule la medición de masa con la constante. – El ampere (unidad de corriente eléctrica), que actualmente se define por un experimento imaginario que relaciona la fuerza entre dos cables infinitos con la corriente que circula entre ellos, se redefinirá asignando un valor a la carga del electrón (e= 1,602 176 634 × 10−19 A s). Igual que el kilogramo, su realización práctica puede ser de diversas maneras. El mol (unidad de cantidad de materia) se redefinirá asignándole un valor a la constante de Avogadro (NA= 6,022 140 76 × 1023 mol−1). En la actualidad, su mejor realización práctica se determina a partir del conteo de la cantidad de átomos que hay en una esfera monocristalina de silicio. – El kelvin (unidad de temperatura) actualmente se define en función de la temperatura en la que coexisten agua, hielo y vapor en equilibrio —proceso conocido como "punto triple del agua"—. Su definición futura no dependerá más de las propiedades de un material, sino que se basará en función de la constante de Boltzmann (k= 1,380 649 × 10−23 J K−1), abriendo la puerta a varias realizaciones experimentales posible El metro, el segundo y la candela solo sufrirán cambios en la forma de expresar sus definiciones, dado que ya estaban basadas en constantes de la naturaleza, a saber: la velocidad de la luz para el metro, la frecuencia de transición entre dos niveles energéticos para el átomo de Cesio para el segundo y la eficacia luminosa de una radiación monocromática para la candela. Un cambio histórico Martin Milton, director del Bureau des Poits et Measures, en ocasión del Congreso Nacional de la Sociedad Italiana de Física, celebrado en Rende (Italia), el pasado 17 de septiembre explicó a Infobae: "En 2017 pensamos que no era posible determinar la constante de Plank con la precisión que nos habíamos prefijado, debido a las limitaciones de la tecnología actual, pero pronto nos dimos cuenta que, incluso si no éramos tan buenos como pensábamos, éramos suficientemente buenos para establecer un nuevo estándar para unidades de medida". El proceso de este cambio comenzó desde la propuesta avanzada en 2005 por científicos del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología(NIST), en los Estados Unidos, de la Universidad de Reading, en el Reino Unido, y del mismo BIPM, ha llevado, después de casi 15 años de trabajo. El mayor desafío ha sido crear herramientas que pudieran medir las diferentes cantidades físicas en términos de constantes universales, con una precisión de uno en cien millones. Quince años pueden parecer muchos, pero Milton deja en claro que "fue uno de los avances más rápidos en la historia de la ciencia, si se compara, por ejemplo, con el láser", que tuvo que esperar unos treinta años entre su teorización y su realización práctica. agrega: "El próximo desafío será la redefinición del "segundo" para 2030, enviando al espacio relojes ópticos, distribuidos en la órbita geoestacionaria, uno para cada zona horaria".
  4. A principios de 1945, el submarino alemán U-864 partió para Japón, pero fue torpedeado por otro submarino, el británico HMS Venturer. Todos los tripulantes murieron en el episodio que pasó a la historia por ser la primera vez que un submarino hundía a otro mientras ambos estaban bajo el agua. Desde entonces, el U-864 ha permanecido a casi 150 metros bajo la superficie, a poco más de tres kilómetros de Fedje, una isla noruega de 600 personas.  El U-864 está a 150 metros de prfundida a 3 kilómetros d ela isla noruega de Fedje Pero en la nave no había sólo gente, se trataba de un submarino de carga que llevaba mercurio, plomo, acero y otros materiales de guerra peligrosísimos para el medio ambiente. De hecho, los documentos de la época indican que su carga incluía entre 65 y 70 toneladas de mercurio almacenado en recipientes de acero.  Recién en 2003 Noruega descubrió que el U-864 estaba hundido allí. Lo localizó y descubrió que se había dividido en dos secciones grandes (proa y popa), además de una gran cantidad de restos más pequeños de las naves intermedias.  El punto rojo marca la ubicación exacta del U-864 Ahora,  intenta enterrar el submarino para sellarlo. Sin embargo, los ambientalistas dicen que los esfuerzos no son suficientes. Temen que el naufragio, descrito como un "Chernobyl acuático", filtre 60 toneladas en las próximas décadas aun después de enterrado y advierten que, incluso en cantidades bajas, el mercurio representa un peligro para las personas que comen pescado contaminado.  El submarino está partido en dos grandes partes Los activistas querían que el submarino fuera llevado a tierra, pero las autoridades dicen que es demasiado arriesgado ya que los botes podrían romperse en el traslado. La operación de entierro, que se espera que cueste USD 32 millones, comenzará el próximo año y finalizará en 2020.  La nave ya comenzó a filtrar mercurio de manera lenta, pero continuada Como medida preventiva, y porque se confirmó que el U-864 está filtrando mercurio de manera lenta pero continuada, la pesca ya fue prohibida en la zona. Se suponía que el U-864 sería la vanguardia de la "Operación César", la estrategia trunca de los alemanes para reforzar a sus aliados japoneses. La nave abandonó el puerto de Kiel el 5 de diciembre de 1944, pero su casco resultó dañado y el capitán buscó refugio en los corrales submarinos de Noruega.   Sin embargo, su plan fue descubierto por la inteligencia británica que envió el poderoso HMS Venturer para enfrentarlo. Así, el 9 de febrero de 1945, después de una persecución que duró varias horas, los británicos dispararon cuatro torpedos y el último dio en el blanco, hundiendo el U-864 y matando a los 73 miembros de la tripulación. Fotos y video: Kystverket / Norwegian Coastal Administration
  5. La misión del E/V Nautilus halló el ejemplar mientras recorría un volcán submarino  n raro pulpo Dumbo fue descubierto por científicos durante una inmersión de investigación en aguas profundas realizada por su sumergible robótico no tripulado en la costa de California. Los científicos de la organización sin fines de lucro Ocean Exploration Trust estaban explorando una región cerca de un volcán submarino cuando el pulpo que medía aproximadamente 60 centímetros pasó frente a la cámara del barco de investigación E/V Nautilus.  El pulpo “Dumbo” que halló en las profundidades de la costa de California la misión del EV Nautilus          La criatura marina fue llamada así porque sus aletas en el lado de su cabeza se asemejan al famoso personaje de Disney, el elefante con orejas gigantes que le permitían volar. También llamado pulpo paraguas, vive en el fondo del océano a profundidades de 9,000 a 13,000 pies (2,7-4 km), según el Proyecto Árbol de la Vida, un sitio web en línea que investiga la biodiversidad. La cuenta de Twitter de la misión exploradora publicó el video y un mensaje: "¡Escalofriante! Este fantasmal pulpo de Grimpoteuthis pasó a la deriva aleteando sus aletas en forma de alas y luego hinchó sus tentáculos. También conocido como pulpo paraguas, este individuo era de aprox. ¡60cm de largo!" Tras la publicación del video por parte de la misión submarina, las cadenas de televisión de los Estados Unidos y la agencia Reuters dieron cuenta del espectáculo marino que presenciaron los científicos en las profundidades del mar.
  6. Fue encontrado por la misión IceBridge que captura imágenes 3D para investigaciones científicas El iceberg rectangular captado por la operación IceBridge de la NASA. Sus ángulos tan pronunciados serían prueba de que se desprendió recientemente de la plataforma Larsen C (NASA/IceBridge)  Científicos de la NASA sobrevolaron la Antártida y quedaron maravillados -y perplejos- ante un descubrimiento asombroso: un gigantesco y misterioso iceberg rectangular. Perfecto. Simétrico. Increíble a sus ojos. El iceberg -de casi tres kilómetros cuadrados- fue visto en la costa Este de la Península Antártica, cerca de la plataforma de hielo Larsen C. De acuerdo a su experiencia, los expertos infirieron que los ángulos del bloque de hielo indicarían que se desprendió recientemente del bloque continental.  Imagen del A68, el bloque de hielo que se desprendió de la plataforma Larsen C en julio de 2017 (NASA)  "Un iceberg tabular se puede ver a la derecha, flotando entre el hielo marino justo fuera de la plataforma de hielo Larsen C. Los ángulos afilados y la superficie plana del iceberg indican que probablemente se separó recientemente de la plataforma de hielo", indicó la NASA en un comunicado. Las imágenes fueron capturadas gracias a la misión IceBridge del organismo norteamericano que captura fotografías en 3 dimensiones sobre las superficies polares antártica y ártica. Los reportes de este avión permiten a la agencia espacial conocer en profundidad cómo cambia la superficie de los polos.  El instrumental utilizado por un avión de la misión IceBridge de la NASA (en inglés) "Los icebergs tabulares son más bien como uñas que se agrietan, dándoles bordes afilados. Lo que hace que este sea un poco inusual es que parece casi un cuadrado", dijo la científica de la NASA Kelly Brunt en diálogo con la revista LiveScience. Otra de las figuras que sorprendieron a los observadores fue otro iceberg en el mar de Weddell al que bautizaronÂ…Â pizzaberg, por su forma de ¡pizza! El bloque de hielo es triangular y también se desprendió en el mismo período que el rectangular, en la misma zona de la Antártida.  “Pizzaberg”, el iceberg con forma de pizza detectado por los científicos en la zona del desprendimiento del A68, uno de los bloques de hielos más grandes registrados (NASA/IceBridge) Larsen C es una zona que es muy investigada por los científicos de todas partes del mundo, luego de que en julio de 2017 se desprendiera un gigantesco iceberg del tamaño de Delaware. Lo llamaron A68 y es monitoreado continuamente por diferentes agencias. El A68 es el sexto iceberg más grande registrado desde que los científicos comenzaron a rastrearlos. Su separación de la plataforma de hielo provocó temores sobre sus futuros impactos en los niveles mundiales del mar.  Una imagen tomada el lunes durante un vuelo de la misión IceBridge sobre la Antártida. Son montañas en el Shackleton Range, al Este de la Antártida (NASA/IceBridge) La misión IceBridge provee imágenes del hielo polar con detalles sin precedentes para comprender mejor los procesos que conectan las regiones polares con el sistema climático global. Para esta operación especial, la NASA utiliza una flota altamente especializada de aviones de investigación y el conjunto más sofisticado de instrumentos científicos innovadores que se han reunido para caracterizar los cambios anuales en el espesor del hielo marino, los glaciares y las capas de hielo.
  7. El ovnipuerto de Cachi, visto desde el aire. NORA ALIESSIFLICKR 5comentariosVer comentarios Corría noviembre del año 2008 cuando el suizo Werner Jaisli tuvo una revelación en forma de mensaje telepático: debía construir una pista de aterrizaje para ovnis allí mismo, en medio del desierto, en mitad de los valles calchaquíes que surcan el noroeste de Argentina. "Es una noche de ovnis", acababa de decir Werner a su amigo Luis aquella noche, cuando divisaron dos objetos luminosos: "Eran sólidos, circulares y como de metal bruñido. No sé por qué, pero mentalmente les pedí que se acercaran. ¡Y lo hicieron!", relataba entonces el suizo a El Tribuno, "algo comenzó a bullir por mi cerebro: era una orden. Me pedían telepáticamente que construyera el ovnipuerto". Dicho y hecho, el hombre se puso manos a la obra y, efectivamente, construyó con piedras blancas una especie de estrella gigante de 36 puntas, con 48 metros de diámetro y en el medio otra estrella, ésta de 12 puntas. En 2012 tenía lista una pista de aterrizaje para naves espaciales encargada especialmente por sus tripulantes en una zona en la que son comunes los avistamientos de objetos no identificados. El lugar se convirtió casi casi en un santuario para lugareños y cazadores ovnis. Había quien aseguraba incluso que el área permitía una comunicación más fluida con los seres de otros planetas. Pero el año pasado, Werner Jaisli se esfumó. La gente dejó de verlo pasear por las calles de Cachi, su ciudad y capital de la región y surgieron las teorías más rocambolescas: "Hasta hay quien piensa que se lo llevó un platillo volante", confiesa un vecino al diario local, "pero se fue porque estaba cansado". Nadie conoce los motivos ni sabe qué fue del extravagante vecino, pero el Gobierno municipal se ha hecho cargo de la instalación, bautizada como La Esperanza, y no parece tener intención de desmantelarlo. Turismo manda, aunque sea de otro planeta.
  8. Se llama Aeolus y fue lanzado por la Agencia Espacial Europea. La información proporcionará datos fiables del perfil del viento a escala mundial que necesitan los meteorólogos para mejorar las previsiones del tiempo Aeolus es un satélite de observación de la Tierra revolucionario que ofrecerá información sobre el perfil del viento casi en tiempo real Si hay algo de los que nos quejamos cotidianamente los mortales es del tiempo y la poca acertada predicción del mismo por parte de las distintas agencias de meteorología del mundo. Todo esto está a punto de cambiar gracias a uno de los avances más innovadores en materia espacial; la construcción y lanzamiento del nuevo satélite para la detección del viento Aeolus de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) lanzado con éxito desde Kourou hace pocos días. El satélite Aeolus construido por Airbus ­­­­­fue lanzado con éxito desde Kourou, en la Guayana Francesa tendrá la capacidad de "llevar a cabo una observación del perfil de los componentes del viento a escala mundial, diariamente y casi en tiempo real", según describen desde la compañía aérea.  La misión tendrá tres años de vida operativa y cuenta con un instrumento llamado Aladin que estudiará los vientos de la Tierra  Nicolas Chamussy, responsable de Space Systems en Airbus, afirmó a Infobae: "Hemos logrado alcanzar otra primicia con Aeolus suministrando un satélite de observación de la Tierra revolucionario que ofrecerá información sobre el perfil del viento casi en tiempo real. Estos datos mejorarán los pronósticos meteorológicos y ayudarán a trasladar las ventajas del espacio a todos los habitantes de la Tierra". La misión tendrá tres años de vida operativa y cuenta con un instrumento llamado Aladin que estudiará los vientos de la Tierra. "Debido a este objetivo, ha sido bautizado como el 'guardián de los vientos' en la mitología griega, Aeolus", confesó Chamussy. Aeolus orbitará 15 veces al día alrededor de la Tierra y proporcionará datos a los usuarios dentro de los 120 minutos siguientes a la medida más antigua en cada órbita. El ciclo de repetición de órbita del ingenio espacial será de 7 días (cada 111 órbitas) y su vida útil será de tres años. ¿Para qué servirá Aeolus? La sonda subirá hasta 32 kilómetros por encima de la superficie de la Tierra y desde allí observará en tiempo real la velocidad del viento, lo que hará que los científicos aprendan más sobre el viento, la presión, la temperatura y la humedad, según explican desde la ESA.  La sonda subirá hasta 32 kilómetros por encima de la superficie de la Tierra y desde allí observará en tiempo real la velocidad del viento Esto ayudará a mejorar la precisión meteorológica y a avanzar en los conocimientos sobre la dinámica y los procesos tropicales relevantes para la variabilidad climática. "Tener una mayor precisión meteorológica no solo puede ayudar a los sectores de la agricultura, pesca o transporte sino que puede salvar vidas y proteger las propiedades ante una situación de emergencia. Pero para ello se necesitan dato aún más fiables que los que ya tenemos. De ahí la importancia de Aeolus en el estudio de los vientos en tiempo real", precisaron desde la compañía. Aunque el receptor de los datos será la estación terrestre situada en Svalbard, Noruega, cualquier estación terrestre con una antena de más de 2,4 metros de ancho podrá recibir los datos de la sonda si estos son necesarios, por ejemplo ante una emergencia. También se enviarán los datos a varias oficinas meteorológicas para su uso en pronósticos del tiempo. Además, con la idea de conocer los vientos en tiempo real, la ESA ha diseñado un procesamiento de datos para que estos sean entregados y leídos de la manera más rápida posible. El valioso e innovador instrumento Aladin La nave espacial, de 1,4 toneladas de peso, incorpora un instrumento LIDAR (Light Detection And Ranging, detección y localización mediante ondas luminosas) denominado Aladin, que utiliza el efecto Doppler para determinar la velocidad del viento a diferentes alturas. Aladin emite un potente impulso láser de luz ultravioleta a la Tierra a través de la atmósfera y recoge la luz retrodispersada utilizando un telescopio de 1,5 metros de diámetro. A continuación, unos receptores altamente sensibles analizan esta luz a bordo para calcular el efecto Doppler de la señal procedente de capas a distintas altitudes de la atmósfera. "El sistema láser emite pulsos cortos y potentes de luz ultravioleta hacia la atmósfera. El telescopio recoge la luz que se retrodispersa de las moléculas de aire, las partículas de polvo y las gotas de agua. Y el receptor analiza el desplazamiento Doppler de la señal retrodispersada para determinar la velocidad del viento a varias altitudes debajo del satélite", explicaron los especialistas en un comunicado. La familia de las misiones Earth Explorer de la ESA crece con este nuevo lanzamiento. Estas cinco misiones buscan resolver los retos científicos sobre la Tierra y, sobre todo, está muy ligado al estudio del cambio climático y sus efectos. Además, lo hacen con una avanzada tecnología en técnicas de observación. En este caso, esta tecnología es Aladin. Las otras cuatro misiones son el CryoSat (sobre el hielo); Proba-V (vegetación), SMOS (agua) y Swarm (escudo magnético). Aunque también se encuentran dentro de las observaciones terrestres los satélites Sentinel (1, 2, 3 y 5-P) dentro del programa Copernicus de la ESA, que se dedican a fotografiar de diferentes formas nuestro planeta, también para tener más información sobre la Tierra. La idea es que estas sondas proporcionen información sobre las interacciones entre la atmósfera, la biosfera, la hidrosfera, la criosfera y el interior de nuestro planeta. Esto ayudará a los científicos a entender mejor cómo funciona el planeta como sistema. En 2020 se lanzará Biomass, que estudiará el estado de los bosques y cómo están cambiando. La familia continuará creciendo con diversos lanzamientos ya programados hasta 2022, aunque para ver el próximo habrá que esperar, como mínimo, hasta 2020. Este año está previsto que se envíe la misión Biomass, que tendrá como objetivo estudiar el estado de los bosques y cómo están cambiando. Para la ESA se trata del programa de monitorización ambiental "más grande del mundo", según señala la propia agencia espacial. "El programa está haciendo un cambio radical en la forma en que gestionamos el medioambiente, entendemos y abordamos los efectos del cambio climático, y salvaguardamos la vida cotidiana", explican a través de su portal online.
  9. El enigma del Triángulo de las BermudasÂ’ se titula el documental de la TV británica que muestra el trabajo hecho por científicos para dilucidar el enigma.  Durante décadas, la región conocida como Triángulo de las Bermudas o más míticamente como Triángulo del Diablo, que tiene sus vértices en Florida, Puerto Rico y Bermuda, generó todo tipo de especulaciones, desde paranormales hasta extraterrestres. Con el correr de los años, muchos intentaron dar una explicación racional al hecho concreto de que en esa región del Caribe que cubre unos 700.000 kilómetros cuadrados hayan caído decenas de avines, hundido decenas de barcos y perdido miles de vidas. Hasta ahora, todo había sido infructuoso Pero el documental ‘El enigma del Triángulo de las BermudasÂ’, emitido por la televisión británica, muestra a científicos de la Universidad de Southampton usando simuladores en laboratorio para resolver definitivamente el misterio. En concreto, mostraron cómo la formación de "olas rebeldes", erráticas y enormes, creadas por las tormentas que chocan en el mar, pudieron hacer desaparecer, literalmente, aquellos, aviones, barcos y personas.l En el laboratorio, como se dijo, recrearon estas olas gigantescas, de más de 30 metros, que duran apenas unos minutos pero que llegan a ser devastadoras, y que se generan por las tormentas que chocan en el mar. Solamente las tormentas en simultáneo que chocan contra el mar en diferentes direcciones, serían suficientes para hundir un enorme barco que justo en ese momento atraviese la zona en cuestión, sostienen los científicos. Según el Servicio Oceanográfico Nacional de Estados Unidos (NOAA), “las consideraciones ambientales podrían explicar muchas, si no la mayoría, de las desapariciones”, porque “cuando hay mal clima o poca navegación, (el Triángulo de las Bermudas) puede ser un lugar letal”. Â
  10. Los restos de diamante en un meteorito revelarían trazas de un protoplaneta de un tamaño entre el de Mercurio y Marte Marte. El protoplaneta desaparecido tenía un tamaño entre el planeta rojo y Mercurio (AP)  ¿Nuestro Sistema Solar tuvo un planeta que desapareció? Eso parecen confirmar los restos de diamante detectados en fragmentos del meteorito Almahata Sitta, que cayó a la Tierra en el desierto de Nubia (Sudán) en 2008. Un nuevo estudio publicado este martes por la revista Nature Communications revelan que el bólido pudo formar parte de un antiguo planeta del Sistema Solar ya desaparecido. Un grupo de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza) analizó pequeñas inserciones de cristal en algunos de los ureilitos que se recuperaron hace diez años en Sudán, una clase singular de meteorito rocoso con una composición poco frecuente  Un telescopio de la NASA situado en Arizona (EE.UU.) detectó en octubre de 2008 el asteroide 2008 TC3, un objeto de unos cuatro metros de diámetro que se desintegró al entrar en la atmósfera terrestre, a unos 37 kilómetros de altura. Los fragmentos recuperados, bautizados de forma colectiva como Almahata Sitta -Estación Seis en lengua local, en referencia a una estación de tren cercana al lugar del impacto- fueron objeto de estudio desde entonces. A partir de los datos obtenidos con un microscopio electrónico de transmisión, los investigadores suizos concluyeron ahora que algunas de esas rocas contienen trazas de diamante que debieron formarse a presiones por encima de los 20 gigapascales. Eso indica que los fragmentos formaron parte en algún momento de un cuerpo de un tamaño entre el de Mercurio y Marte, lo que encaja con las características de los protoplanetas que según los modelos astronómicos formaban el Sistema Solar en sus primeros diez millones de años de existencia. Sus resultados aportan la que puede ser la primera evidencia física de la existencia de esos antiguos planetas embrionarios, según subraya la revista Nature Communications. Fuente: EFE
  11. Ilustración de un barco vikingo. FRANK MOORE COLBY  La roca separaba la luz ambiental en dos haces concentrados aunque las nubes no dejaran ver el Sol El 'GPS' de los vikingos Las sagas o cantares sobre el vikingo Ragnar Lodbrok (un legendario rey de Suecia y Dinamarca ubicado entre el siglo VIII y el IX) atribuían su éxito como navegante a una misteriosa roca, la piedra solar o sólarsteinn. Ragnar fue fielmente retratado (en lo que concierne al hombre y al mito) en la exitosa serie de History Channel'Vikingos'. Durante su primera temporada el centro de la trama fueron los saqueos del pueblo nórdico (capitaneado por el propio Lodbrok) en territorio británico, que fueron posibles gracias a una piedra solar que los guio desde Suecia. Como ha recogido la historia y se aprecia en la propia serie, los vikingos eran capaces de orientarse en el mar abierto sin brújula y con el cielo completamente nublado. Un grupo de investigadores ha confirmado que no fue obra de Odín (dios nórdico del que dice el mito que desciende Ragnar), la piedra solar existe y mediante una simulación informática han demostrado los fundamentos científicos de las propiedades atribuidas a la roca. En un principio las únicas referencias que se tenían de este instrumento náutico era a través de textos alegóricos medievales y referencias escritas como las de la saga Hrafns saga Sveinbjarnarsonar del siglo XIII. Esto se debe principalmente a que los ritos funerarios vikingos incluían la cremación de los cadáveres y acababan con los restos de estas piedras solares. Nadie había podido probar si realmente estas piedras permitían orientarse hasta ahora. El estudio de los investigadores Dénes Száz y Gábor Horváth de la Universidad de Budapest (ELTE) en Hungría, publicado por la Royal Society, demuestra por fin la efectividad de esta rudimentaria brújula. Durante cuatro años los investigadores, a través de un software, han simulado hasta 1.000 rutas marítimas vikingas con las condiciones atmosféricas de la época y de la zona geográfica. Las rutas partían desde Noruega a Groenlandia con cambios aleatorios de nubosidad, la posición solar de cada trayecto según la época del año, el tiempo que tardaba una embarcación típica vikinga (drakkar) en recorrer esa distancia y las características de distintas piedras solares (calcita, cordierita o turmalina). "El uso de un cristal de cordierita, consultado como mínimo una vez cada tres horas, tenía una precisión del 92,2%", sentencia el estudio. En particular según el mineral usado los resultados son diferentes y por consiguiente el porcentaje de precisión en la navegación cambia. Siendo la cordierita el mineral con mayor índice de éxito en las mediciones, por consiguiente, la piedra solar más eficiente. Evidencias arqueológicas Se conservan pocos restos arqueológicos asociados al instrumento náutico, uno de ellos, bautizado como espato de Islandia, fue encontrado en los restos de un barco británico hundido de la época de los Tudor (siglo XVI) y otro estuvo hasta hace 70 años enterrado en un convento medieval de Groenlandia. Sobre este último se estableció la hipótesis de que era el complemento de la piedra, un disco con muescas conocido como el disco de Uunartoq. Se estimó que fue parte de una rudimentaria brújula en la que el trozo de calcita jugaba un papel central. Quizás los vikingos tuvieron conocimientos de óptica más avanzados de lo que se pensaba. Un cristal de espato de Islandia. ARNIEIN "Para comprobar realmente si funcionaban estas piedras solares necesitaríamos encontrar un hallazgo arqueológico vikingo exacto de este instrumento que utilizaban y así reproducir con precisión la forma de tallar el mineral", ha afirmado a EL MUNDO Mario Herrera Calvo, historiador especializado en Historia Medieval y Pueblos Nórdicos. Razón por la que son tan importantes las simulaciones como las llevadas a cabo en el estudio, aportando algo más de luz sobre el tipo de cristales que se usaron como brújulas y poder descifrar en un futuro su funcionamiento. La primera investigación contemporánea sobre estas piedras fue en 1967 cuando un arqueólogo danés, Thorkild Ramskou, lanzó una atrevida hipótesis: los vikingos usaban la polarización de la luz dispersada por las nubes ayudándose de cristales de cordierita. Como ha explicado Herrera Calvo, "sólo existe mención de esta brújula en textos medievales", en uno en concreto se nombra un a modo de reloj de sol de bolsillo para determinar la posición del astro y así la hora del día a pesar de la nubosidad. El resto de alusiones aparecen en el entorno eclesiástico, lo que supone que se usaba para controlar los momentos del día para realizar oficios religiosos, en ningún caso hay alusión de un uso náutico. Además el espato de Islandia es un mineral que sólo se encuentra en esta remota isla. Este tipo de piedra no se encuentra en Noruega, Suecia o Dinamarca, por lo que los vikingos tuvieron que recurrir a otro tipo de roca para navegar en el periodo previo de la colonización de Islandia o simplemente durante ese tiempo se orientaron de otro modo. La cordierita sí se encuentra en los territorios originales de este pueblo y además es el material que mejores resultados ha mostrado en el estudio. Triangular la refracción de la luz La calcita, la cordierita y la turmalina son las tres candidatas a posible mineral utilizado como piedra solar, clave para guiar los drakkar de estos guerreros a través de los océanos que no sólo generaron espanto en Europa con sus incursiones y pillaje, también fueron mercaderes y colonizadores de nuevas tierras(como Islandia). A la isla ya habían llegado otros colonos pero el vikingo Flóki Vilgerðarson (otro personaje histórico representado en la serie 'Vikingos') fue el primero en navegar deliberadamente hacia el territorio, probablemente guiado por su propia sólarsteinn. En particular el mencionado espato de Islandia es una variedad de calcita transparente y romboédrica que presenta la propiedad óptica de la birrefringencia, es decir, tiene una doble refracción. El funcionamiento, según ha sugerido el estudio, consistía en posar sobre una superficie el cristal que separaba la luz ambiental en dos haces concentrados aunque las nubes o la niebla no dejaran ver el Sol. Al situar esos haces sobre un disco con marcas, el navegante era capaz de triangular la posición del astro y con ella la del barco. Birrefringencia en un espato de Islandia FURRFU "Las piedras solares pueden dividir la luz solar en dos haces incluso cuando está nublado", han explicado los investigadores. "Cuando se gira el cristal dividiendo los dos haces con el mismo brillo, un navegante podría ver los anillos polarizados alrededor del sol, mostrando su ubicación en el cielo", han añadido. Los vikingos podrían haber navegado con este método durante el verano puesto que en latitudes altas, tras la puesta del sol, la luz crepuscular puede durar toda la noche. Según el estudio con dos de estas piedras, un palo y un disco como el de Unnatoqse podía reproducir un tenue patrón luminoso con el que triangular la posición del Sol. Investigaciones anteriores han expuesto otros métodos de funcionamiento: afirman que los navegantes vikingos escudriñaban el cielo encapotado con uno de los cristales mencionados, su técnica era rotarlo suavemente mientras apuntaban hacia la línea del horizonte. Al notar que en un punto en concreto el brillo de la piedra cambiaba notablemente determinaban la posición del Sol (a pesar de la escasa visibilidad). Cada pocas horas repetían la operación corrigiendo rumbo para atravesar grandes distancias marítimas. Al parecer Ragnar tuvo lo mismo de guerrero que de científico
  12. Imagen de radar de la estación 'Tiangong-1' cuando estaba a 270 kilómetros de la Tierra FRAUNHOFER FHR  La probabilidad de que algún fragmento de la estación espacial china Tiangong-1, en desuso desde 2016, le cayera a una persona encima era 10 millones de veces inferior a que fuera fulminada por un rayo, según cálculos de la Agencia Espacial Europea (ESA), que tiene en Darmstadt (Alemania) una oficina dedicada a monitorizar los componentes que quedan vagando por el espacio tras quedar inutilizados. Según a la altura a la que lleven a cabo su misión [que oscila entre unos cientos de kilómetros y los 36.000 kilómetros a la que están los satélites geoestacionarios], quedan para siempre en el cosmos, amenazando otros satélites y misiones en marcha debido al riesgo de colisión, o bien van aproximándose de nuevo a la Tierra hasta que vuelven a cruzar la atmósfera y se destruyen, que es lo que ha ocurrido esta madrugada con la estación china: ha impactado en el Pacífico sur a las 2.16, hora peninsular española. Según ha informado la Fuerza Aérea de EEUU en un comunicado, la mayoría de la estación se desintegró y las partes que sobrevivieron cayeron en el océano, al noroeste de Tahití. Pese a que se preveía que la mayor parte de la Tiangong-1 se consumiríaal entrar en la atmósfera terrestre y a las llamadas a la calma de las agencias espaciales, la noticia de que la Tiangong-1 caería de forma descontrolada provocó un gran revuelo e incluso alarma entre la población de las zonas en las que había riesgo que cayera. Que eran muchas debido a que resultaba prácticamente imposible determinar con precisión dónde y cuándo se produciría la caída. Las previsiones durante los últimos días fueron diversas y erróneas. Por ejemplo, los portugueses se llevaron un susto la semana pasada cuando se dijo que era posible que cayera en su territorio. Los chilenos, por su parte, estuvieron en alerta durante las horas previas al impacto ante la posibilidad de que los restos acabaran en su país. Pero, pese al bullicio, el regreso de la estación china no ha sido un acontecimiento extraordinario. Cada año caen a la Tierra unas 100 toneladas de componentes espaciales de gran tamaño y, debido a que la mayor parte de la Tierra está cubierta por los océanos, la gran mayoría de los pedazos impacta en el agua. De hecho, en 60 años de carrera espacial no se ha registrado ninguna víctima por basura espacial. Según explica a EL MUNDO Benjamin Bastida, ingeniero de la Oficina de Basura Espacial de la ESA, "en el próximo mes se espera que dos satélites Iridium que formaban parte de la primera generación de esta constelación reentren en la atmósfera. Además, varios minisatélites Flock también reentrarán este próximo mes. Sin contar los próximos lanzamientos de nuevos satélites, en los que es probable que la etapa superior del cohete regrese poco después del lanzamiento", detalla a través de un correo electrónico. Sin embargo, el plan habitual es procurar que las estaciones, naves o satélites de gran tamaño terminen su vida útil de forma controlada, reservando parte del combustible y haciendo maniobras desde tierra para que la reentrada a la atmósfera se produzca desde un lugar alejado de las zonas pobladas. Ese era también el plan para la Tiangong-1, con la que China inició su sueño de construir una estación espacial en el espacio. Pero el plan fracasó. Operativa entre 2011 y 2015 Entre 2011 y diciembre de 2015, el periodo durante el cual estuvo operativa, los ingenieros chinos hicieron maniobras regulares para mantener su órbita entre los 330 y los 390 kilómetros de altitud. Se trata de un procedimiento habitual también en la Estación Espacial Internacional (ISS), que está situada a unos 400 kilómetros de la Tierra y es mucho más grande que la Tiangong-1. Periódicamente tiene que ser impulsada para que no pierda altitud. Si no se hicieran estas maniobras, se iría aproximando poco a poco a nuestro planeta. Las autoridades chinas pretendían controlar desde tierra los motores de su estación espacial para que la reentrada se produjera en una zona deshabitada de la franja del sur del Pacífico de modo que, si sobrevivían fragmentos, éstos caerían lejos de las zonas habitadas. Esto fue lo que, por ejemplo, hizo la ESA con sus cinco cargueros no tripulados ATV entre 2008 y 2015. Pero en marzo de 2016, la Tiangong-1 dejó de funcionar y el centro de control en tierra perdió contacto con ella, de modo que no fueron capaces de dirigirla a la zona deseada. En enero de 2018 se encontraba ya a 280 kilómetros de la Tierra y su caída sin control era inevitable. Riesgo para los aviones ¿Qué hubiera ocurrido si en vez de caer al agua, los restos hubieran terminado en tierra firme? "La agencia espacial china no nos ha proporcionado información sobre el diseño ni los materiales usados para la fabricación del satélite, así que no nos es posible calcular qué partes pueden haber sobrevivido ni qué tamaño tenían, o si hubiesen causado daños en el caso de caer al suelo. Lo único que podemos decir es que la velocidad de llegada de estos objetos sería la velocidad terminal de cualquier objeto cayendo en picado (sin velocidad horizontal), que es de unos 300km/hora. Con esta velocidad, no se observaría ningún tipo de cráter debajo de donde cae un objeto", señala Bastida. Por otra parte, tampoco la estación china ha sido el objeto más grande ni el más voluminoso que ha regresado a la Tierra sin control. El componente principal de la Tiangong-1 medía 10,4 metros de longitud y tenía dos paneles solares de 3x7 metros. Su masa total cuando fue lanzada fue de 8,5 toneladas. Tras haber estado varios años en órbita se estima que durante la reentrada quedaban unas 7,5 toneladas, según cálculos de la ESA. A modo de comparación, la nave rusa Phobos-Grunt, de 13,5 toneladas, impactó de manera incontrolada en la Tierra el 15 de enero de 2012, mientras que el carguero ruso Progress-M 27m, de 7,3 toneladas, hizo lo propio el 8 de mayo de 2015. Afortunadamente, tampoco causaron heridos. La MIR, el objeto más grande que ha caído La antigua estación espacial soviética Mir, de 120 toneladas, es hasta la fecha el objeto más grande que ha regresado a la Tierra. Lo hizo de forma controlada el 23 de marzo de 2001. Le sigue el laboratorio espacial de la NASA Skylab, que impactó de forma semicontrolada en julio de 1979. Pese a que afortunadamente no hay constancia de heridos o muertos en la Tierra, la basura espacial supone un grave problema para la exploración espacial y amenaza la vida de los astronautas -como retrató de forma exagerada la película Gravity-. ¿Qué riesgo corren los aviones comerciales que sobrevuelen zonas del espacio aéreo en las que puede caer basura espacial? "Es prácticamente el mismo que para una persona en tierra (solamente aumentando el área que está expuesta). En el caso de reentradas controladas, para las que está previsto exactamente el lugar (que en realidad es una región de varios miles de kilómetros) y el momento de impacto, sí que se notifica a los servicios de control del tráfico aéreo y marino que hay un riesgo de que alguna pieza llegue al suelo", explica Bastida. Sin embargo, considera que "dada la incertidumbre que tenemos en la predicción de las reentradas, no tendría sentido impedir volar en determinadas zonas". Las agencias cada vez destinan más recursos para evitar que prolifere la basura espacial. La medida más eficaz es asegurarse de que sus artefactos terminarán su misión de forma controlada y rastreando los fragmentos más peligrosos aunque, como se ha visto con la Tiangong-1, poco se puede hacer para prever con antelación dónde caerán los objetos sobre los que pierden el control.
  13. Los astronautas portan trajes de color blanco por una sencilla razón: mientras el color negro tiende a absorber las radiaciones solares, el blanco las refleja. Por este motivo se eligió el blanco en los trajes espaciales, para que los astronautas pudieran realizar los trabajos de montaje, reparación, mantenimiento y demás tareas que requirieran abandonar la cápsula o estación espacial, reduciendo así de manera importante el peligro que representa la exposición a las radiaciones cósmicas directas. Aunque para la confección de los trajes espaciales siempre se utilicen materiales de protección contra las radiaciones, que el color del traje espacial sea blanco suma favorablemente a que estas se reflejen de manera eficiente. De esta forma el astronauta presenta mayor protección a las altas temperaturas a las que se ve sometido cuando abandona la cápsula o estación y sale al espacio cósmico. Una razón secundaria para la elección del color blanco como estándar en la manufactura de vestimenta espacial es que es justo este color el que resalta de manera más intensa con respecto de la abisal negrura del espacio exterior, aumentando así la visibilidad del astronauta para sus acompañantes durante los «paseos espaciales» o cualquier otra actividad que requiera salir de la estación espacial. El empleo del color blanco para reflejar las radiaciones solares no se restringe a la exploración de la última frontera; de hecho, resulta muy común en la tierra y en el mar: los camiones y los barcos frigoríficos se pintan de blanco con la intención de proteger la carga de las radiaciones del Sol y, por tanto, del posible deterioro que pueda sufrir la mercancía debido a las altas temperaturas que tienen que soportar durante su transportación. Imagen: El Astronauta Bruce McCandless flotando en el espacio. Crédito: NASA           Â
  14. El Tiangong-1 quedó "globalmente destruido" al entrar en la atmósfera este lunes sobre las 21:15 horas de Argentina en el Pacífico Sur. . El módulo Tiangong-1, que se desplazaba de manera descontrolada desde 2016, regresó a la atmósfera un poco antes de lo previsto. La Oficina de Ingeniería Espacial Tripulada de China (CMSEO) había anunciado poco antes que su vuelta a la Tierra tendría lugar hacia las 21:42 de Argentina, lo cual lo habría hecho caer en el Atlántico Sur, frente a la costa de Sao Paulo. La mayor parte del laboratorio quedó destruida en la fase de entrada en la atmósfera, aseguró la CMSEO en un comunicado. China había intentado tranquilizar a la gente ante la vuelta del laboratorio espacial de cerca de ocho toneladas, asegurando que no causaría daños al caer. Las autoridades chinas habían prometido incluso un espectáculo "espléndido", similar a una lluvia de meteoritos. Tiangong-1 había entrado en órbita en septiembre de 2011. Estaba previsto que regresara a la atmósfera terrestre de forma controlada, pero dejó de funcionar en marzo de 2016, suscitando preocupación respecto a su "caída". Sin embargo, el riesgo para un ser humano de ser alcanzado por un residuo espacial de más de 200 gramos es de uno sobre 700 millones, había recordado la CMSEO
  15. NGC1052-DF2 está a 65 millones de años luz Composición de la galaxia NGC1052-DF2 a partir de las observaciones hechas en Hawai con el instrumento GMOS. Gemini Observatory/NSF/AURA/Keck/Jen Miller 26comentariosVer comentarios Encuentran una galaxia a 65 millones de años luz en la que no hay materia oscura El hallazgo desafía las teorías de formación de galaxias, pues se considera un componente clave del Cosmos A la caza de la materia oscura "Pronto sabremos de qué se compone la materia oscura" Nos habían dicho que la materia oscura era un componente esencial del Cosmos. Tan esencial como enigmático porque no se puede ver ni detectar de forma directa. Los astrofísicos saben que existe por la atracción gravitatoria que ejerce sobre la materia que sí podemos ver. Y hay mucha. Más que materia ordinaria, que sólo representa el 5% del Universo según la estimaciones de los científicos. Por eso sorprende lo que un equipo de investigadores ha encontrado en una galaxia muy muy lejana. A 65 millones de años luz. Se trata de un lugar en el que aparentemente no hay materia oscura. Y si la hay, "es muy poca", asegura Pieter van Dokkum, astrofísico de la Universidad de Yale (EEUU) y autor principal de este estudio sobre la galaxia NGC1052-DF2 publicado en la revista Nature. Encontrar una galaxia sin materia oscura, dice Van Dokkum, era algo inesperado porque esta sustancia misteriosa e invisible es la que predomina en cualquier galaxia. Durante décadas, se ha pensado que éstas se originan como manchas de materia oscura y, a partir de ahí, ocurre todo lo demás. NGC1052-DF2, que fue observada con el telescopio espacial Hubble y con los observatorios Gemini North y W. M. Keck, ambos en Hawai, desafía las ideas clásicas sobre la formación de galaxias. "Personalmente, nunca pensé en la posibilidad de que existieran galaxias sin materia oscura. Fue una auténtica sorpresa para nuestro equipo", confiesa a EL MUNDO Pieter van Dokkum. "Al estudiar la masa de otras que se parecían superficialmente a NGC1052-DF2 hemos visto que contienen grandes cantidades de materia oscura. La galaxia Dragonfly 44 es un ejemplo". Muchas menos estrellas En la mayor parte de las galaxias conocidas, la materia oscura es el ingrediente principal. En las que son como la nuestra, la Vía Láctea, suele haber 30 veces más de esta misteriosa sustancia que materia ordinaria, aunque en las galaxias enanas llega a haber 400 veces más materia oscura. ¿Y qué diferencias hay entre una galaxia con materia oscura y la que han descubierto? "NGC1052-DF2 tiene un aspecto extraño. Es muy grande, casi tanto como la Vía Láctea, pero tiene muchas menos estrellas, unas 200 veces menos. También tiene una población de cúmulos estelares muy luminosos, mucho más brillantes que en cualquier otra galaxia estudiada", describe al astrofísico. "Parece que todas estas peculiaridades (gran tamaño, brillo de los cúmulos y ausencia de materia oscura) están relacionadas, pero no sabemos cómo. Quizás cuando se forma una galaxia sin materia oscura, éste es el aspecto que tiene". Averiguar hasta qué punto estas galaxias sin o con muy poca materia oscura son frecuentes en el Universo será uno de los principales objetivos de este equipo de Yale: "De momento no tenemos ni idea de cuántas hay, pero sería muy emocionante encontrar otros ejemplos que muestren que se trata de una forma común de formación de galaxias y no algo único", reflexiona. Enigmas sobre la materia oscura Su investigación se publica este miércoles, así que la mayoría de sus colegas no la ha leído aún. Sin embargo, los que ya conocen sus resultados, dice Van Dokkum, la han acogido con "una mezcla de escepticismo e interés". "Aunque la materia oscura parece que juega un papel importante en la formación de la estructura del Universo, estamos muy lejos de entender los detalles. Entre otras cosas porque no sabemos de qué está hecha y, por lo tanto, no tenemos idea de la evolución que ha podido tener", reflexiona el físico teórico Luis Álvarez-Gaumé, director del Simons Center for Geometry and Physics, en la Universidad Stony Brook de Nueva York. En su opinión, el artículo publicado en Nature es "verdaderamente muy interesante". El físico español, sin vinculación con esta investigación, recuerda otro artículo publicado el año pasado, también en Nature, sobre galaxias muy lejanas en las que había también un aparente déficit importante de materia oscura. "Parece que nuestra galaxia o las galaxias cercanas tienen bastante más materia oscura. El mantra que se suele recitar es que hay algo así como cuatro o cinco veces más masa oscura en las galaxias espirales que materia ordinaria. Este paradigma parece que funciona bien para un buen número de galaxias relativamente cercanas", explica. "Al tener ahora aparatos de medición cada vez más sensibles, nos damos cuenta de que realmente entendemos muy poco de la materia oscura y su dinámica, lo cual es útil porque a base de hacer medidas detalladas quizá alcancemos a profundizar eventualmente en sus propiedades", señala el físico. Y es que, según Álvarez-Gaumé, "cuando las técnicas de observación mejoran, nos llevamos en general grandes sorpresas, y apreciamos mejor la amplitud de nuestra ignorancia".
  16. Algunos robots reemplazarán al hombre, otros transformarán radicalmente sus tareas ¿Comienza una era de desempleo masivo o solo de nuevos esquemas de trabajo? En esta nota, las alternativas de un futuro para el que ya hay que estar preparado. Por Nadia Nasanovsky El miedo no es nuevo pero parece más real que nunca. ¿Los robots dejarán a los hombres sin trabajo o se convertirán en sus aliados? ¿Quiénes serán los más afectados? ¿Cómo prepararse mejor para el mercado laboral del futuro? Nadie tiene aún las respuestas definitivas a estas preguntas, pero lo que sí se sabe es que en cuestión de pocas décadas asistiremos a una transformación profunda de la producción de bienes y servicios que impactará de lleno en los trabajadores y en las economías de todo el planeta. "En el pasado, las revoluciones industriales fueron diferentes, porque siempre permitían hacer el trabajo de la persona de manera más eficiente, la volvían más productiva, generaban más empleo, creaban nuevos servicios. Si bien algunos perdían el trabajo, lo que se creaba era tanto que el impacto neto era positivo", explicó a DEF Patricio O'Gorman, investigador especialista en estrategias digitales y coautor de Diginomics. "Lo que se está viendo ahora es que esta nueva revolución es distinta, por el tipo de reemplazo que se está dando. El trabajo se está reemplazando por máquinas, robots o algoritmos, que hacen algo más eficientemente y no crean nada nuevo, simplemente reemplazan la unidad básica de trabajo". Si bien no hay acuerdo con respecto a cifras precisas, los expertos coinciden en vaticinar que no falta mucho para que la automatización de los trabajos sea la norma en todas las áreas. Según un informe de la consultora Accenture, el 37 % del total de empleo privado de Argentina podría ser automatizado casi por completo en los próximos 15 años. La transformación, según la compañía, "involucrará por igual a todas las empresas, sin distinción de tamaño y a trabajadores de todas las edades". Ese porcentaje se eleva al 50 % a nivel mundial, de acuerdo con la firma McKinsey & Company. "Estimamos que alrededor de la mitad de las actividades por las que actualmente se les paga a los trabajadores en el mundo podrían ser automatizadas al adaptar tecnología ya existente", sostiene un informe publicado en enero de 2017. Sin embargo, más allá de la contundencia de estos guarismos, no se trata de un fenómeno lineal. En McKinsey & Company trabajan con un marco temporal fijado en el año 2055, pero destacan que este proceso podría atrasarse o adelantarse hasta 20 años, dependiendo de varios factores, entre los que se incluyen la factibilidad técnica, el costo tanto del software como del hardware necesarios y la relación con el precio de la mano de obra humana. Los rubros más afectados serán aquellos en los que los trabajadores realizan tareas simples y repetitivas. "Los trabajadores que hacen actividades que incluyen trabajo físico predecible, así como procesamiento y recolección de datos, son los que tienen mayor probabilidad de ver sus tareas automatizadas mediante la adaptación de tecnologías que ya existen", explicó a DEF en diálogo telefónico Michael Chui, socio de McKinsey Global Institute y miembro del equipo que redactó el informe.  La primera ola de automatización robótica afectó a las grandes plantas de producción de automóviles. Foto: AFP. "Así como la primera ola de automatización robótica afectó a las grandes plantas de producción de automóviles, la automatización digital apunta a los empleos administrativos simples, que no requieren criterios sofisticados de decisión", aseguró por su parte O'Gorman. "En general, las profesiones muy atadas a la información y a su procesamiento tenderán a sufrir más a medida que la inteligencia artificial siga mejorando". Los telemarketers, los cajeros y los choferes de vehículos figuran entre los que más riesgo tienen de ser reemplazados en su trabajo por una máquina. "En general, cualquier empleo simple en el que no se realicen tareas heterogéneas, está en riesgo", detalló O'Gorman. Por el contrario, quienes llevan adelante tareas de management, de interacción social, o que requieran aplicar cierto grado de expertise en procesos de toma de decisiones, enfrentarán un riesgo mucho menor de ver sus trabajos automatizados. En este grupo se encuentran los terapeutas, nutricionistas, enfermeros, entre otros. "Ya estamos viviendo esta transformación sin darnos cuenta", aseguró O'Gorman y citó como ejemplo la manera en que ahora se sacan los pasajes y alojamientos en vacaciones, todo sin recurrir a empleados de una agencia de viaje, sin intermediario, mediante sitios web, con algoritmos. Sin embargo, el especialista aclaró que "el reemplazo no va a ser persona por robot sino persona por un soporte híbrido, en varias industrias". ¿Menos trabajos o nuevos trabajos? Pero incluso los más optimistas admiten que la automatización tendrá un impacto negativo en los niveles de empleo. Un informe de McKinsey Global Institute de enero de 2016 prevé una pérdida neta de 5,1 millones de puestos de trabajo a nivel global entre 2015 y 2020, mientras que la ganancia neta para el mismo período se estima en 2 millones. La mayores pérdidas se concentrarán en los sectores administrativos, de acuerdo con las estimaciones. Para Chui, sin embargo, si bien la amenaza del desempleo es real, las máquinas serán las encargadas de mantener los niveles de producción en un mundo que cada vez tendrá menos trabajadores. "Muchos se preocupan de que con la automatización se producirá desempleo masivo. Nuestro punto de vista es que lo que se requiere es en realidad un plan para un reordenamiento masivo de trabajadores", señaló. "En los últimos años, el crecimiento económico ha dependido del aumento en la fuerza laboral, es decir, había más trabajadores, más mujeres, personas que vivían más años, etc. Sin embargo, en los próximos 50 años, todo eso va a terminarse simplemente debido al envejecimiento de las poblaciones. No tendremos más la cantidad de trabajadores necesaria para mantener el crecimiento del PBI per cápita. Necesitamos que todos trabajen, tanto las máquinas como las personas, para lograr el crecimiento económico que requerimos". En un intento de zanjar el debate entre quienes auguran una pérdida neta de puestos de trabajos y quienes, por el contrario, relativizan este pronóstico, James Bessen, profesor de la Boston University School of Law, diseñó un modelo económico de la demanda laboral que toma como variable independiente el uso de computadoras por trabajadores en cada trabajo e industria, y como variable dependiente, al crecimiento relativo del empleo.  Los trabajadores que hacen actividades que incluyen trabajo físico predecible tienen mayor probabilidad de ver sus tareas automatizadas. Foto: AFP. "La idea de que la automatización lleva necesariamente a una pérdida masiva de puestos de trabajo ignora la respuesta económica dinámica a la automatización, que incluye tanto cambios en la demanda como la sustitución entre trabajos", explicó Bessen en un artículo para el Foro Económico Mundial. Su investigación revela que los trabajos con mayor uso de computadoras tienden a crecer más rápido (1,7 % al año), y que lo que sucede en realidad es un fuerte efecto de sustitución, por el cual no se trata de máquinas que reemplazan a humanos, sino de humanos que usan máquinas para reemplazar a otros humanos, tal como hicieron los diseñadores gráficos con las computadoras que desplazaron a los maquetadores en su momento. Pero más allá de los debates sobre las cifras de la pérdida de puestos de trabajo, la necesidad de que los trabajadores se reconviertan, de que se adapten a los cambios, es innegable. Este proceso trae aparejado inevitablemente el temor a un aumento de las desigualdades entre trabajadores ricos, muy bien preparados, y aquellos sin capacitación acorde a este nuevo escenario. "La evidencia sugiere que mientras las computadoras no causan pérdidas de puestos de trabajo, los trabajadores de menores salarios están perdiendo sus trabajos", asegura Bessen. "Estos trabajadores necesitan nuevas habilidades para poder hacer la transición hacia trabajos nuevos y mejores pagos".  Ya existen robots dedicados a atender establecimientos gastronómicos en varios países de Oriente. Foto: AFP. En un escenario de hombres trabajando junto con máquinas, los expertos coinciden en que habrá trabajadores que serán desplazados, sus tareas serán automatizadas, para mayor eficiencia. El problema que se deriva de esta situación es qué hacer con estas personas, en qué emplearlas y cómo. "La gente va a tener que trabajar junto con las máquinas para producir el crecimiento en el PBI per capita al cual los países del mundo aspiran", afirman los investigadores de McKinsey Institute en su informe. "La implementación efectiva de la automatización requiere la transformación de los procesos al interior de las empresas, cambiar lo que la gente hace, inclusive aquellos que no se ven reemplazados directamente por la automatización. Los procesos de trabajo van a cambiar, nuevos roles van a surgir, como el de entrenador de robots". "La gente deberá estudiar y aprender robótica, ciencias de la computación, ingeniería, todos esos campos que producen, desarrollan y despliegan estas tecnologías", respondió Chui a la consulta sobre cómo se reacomodarán los trabajadores en este escenario. "Representarán un pequeño porcentaje de la población, pero es un porcentaje importante", agregó. Para el resto de los trabajadores, Chui recomienda prestar atención a estas tendencias y desarrollarse profesionalmente en función de ellas. O'Gorman es menos optimista: "Si suponemos que la demanda en un sector dado no subirá, como para que sean necesarios estos trabajadores reemplazados por máquinas, el gran debate que viene es qué hacer con ellos, con los que se quedan afuera". El especialista advirtió sobre la necesidad de empezar a pensar qué medidas tomar en materia de seguridad social, por ejemplo, cuando los países ya no requieran más gente para mantener sus niveles de productividad. "Nos tenemos que preparar para un mundo con desempleo masivo y estructural, no ocasional. Va a haber desempleo masivo por estas cuestiones de reemplazo", aseveró.
  17. Entre las fotos de este año hay mundos lejanos, nebulosas multicolores, estrellas recién nacidas. También hay increíbles fotos de la Tierra tomadas por los astronautas de la Estación Espacial Internacional y del eclipse total de sol del pasado 21 agosto Foto de la Nebulosa del Cangrejo, realizada juntando los datos de cinco telescopios: Very Large Array, Spitzer Space Telescope, Hubble Space Telescope, XMM-Newton Observatory y Chandra X-ray Observatory. La Nebulosa del Cangrejo se encuentra a 6.500 años luz de la Tierra y es visible en la constelación de Taurus (NASA, ESA, NRAO/AUI/NSF y G. Dubner, Universidad de Buenos Aires) 2017 fue un año lleno de nuevos descubrimientos y avances en la exploración espacial. Dos sondas se aventuraron en las profundidades de nuestro Sistema Solar: gracias a Cassini pudimos admirar como nunca antes a Saturno y sus lunas. Mientras Juno envió imágenes sorprendentes de Júpiter, el planeta más grande del Sistema Solar. Pero los hallazgos fueron mucho más allá del Sistema Solar: también fueron descubiertos 7 nuevos planetas del tamaño de la Tierra que podrían ser habitables a 40 años luz de nuestro planeta. 2017 vio, además,  grandes avances que llegaron desde empresas privadas, como Space X de Elon Musk, que abrió el camino al uso de cohetes reciclados para abastecer la Estación Espacial Internacional y colaborará con la NASA en nuevas misiones. Entre las fotos de este año hay mundos lejanos, nebulosas multicolores, estrellas recién nacidas. También hay increíbles fotos de la Tierra tomadas por los astronautas de la Estación Espacial Internacional y del eclipse total de sol del pasado 21 agosto. A continuación, las imágenes más espectaculares del año.  El Polo Sur de Júpiter visto desde 52 kilómetros de distancia. La sonda Juno recolectó nuevos datos sobre el planeta más grande del Sistema Solar (NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS/Betsy Asher Hall/Gervasio Robles)  Foto panorámica de Marte, hecha juntando varias fotos del rover Curiosity, que se encuentra en el planeta rojo desde hace 5 años (NASA/JPL-Caltech/MSSS)  La galaxia a espiral NGC 1512 ubicada a 30 millones de años luz de la Tierra, en la constelación del Reloj (ESA/NASA)  El planeta Tierra fotografiado por la sonda OSIRIS-REx (NASAÂ’s Goddard Space Flight Center/University of Arizona)  Foto tomada por la sonda Juno durante su vuelo sobre Júpiter. La foto captó la célebre Mancha Roja, una tormenta que arrasa el planeta desde hace tres siglos y cuyo diámetro es tres veces mayor que el de la Tierra (NASA / JPL-Caltech / SwRI / MSSS / Roman Tkachenko)  Foto tomada por el astronauta italiano Paolo Nespoli desde la Estación Espacial Internacional. “Esta se la dedico a mi familia. ¡Nos vemos pronto!” , escribió (Paolo Nespoli, ESA/NASA)  Los 27 motores del Falcon Heavy, construido por la empresa de Elon Musk SpaceX (Elon Musk / SpaceX)  Foto de Júpiter tomada por el telescopio espacial Hubble (NASA, ESA e A. Simon del NASA Goddard)  Una zona desértica de África fotografiada desde la Estación Espacial Internacional (Paolo Nespoli, ESA/NASA)  El huracán María durante su paso por el Caribe fotografiado desde la Estación Espacial Internacional (Paolo Nespoli, ESA/NASA)  La luna Titán de Saturno fotografiada por la sonda Cassini (NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute)  “Una perspectiva inesperada, me tomó por sorpresaÂ… ¿Lo ven el perfil humano en la costa africana?”, escribió el astronauta de la Estación Espacial Internacional Paolo Nespoli (Paolo Nespoli, ESA/NASA)  La Soyuz MS-07 despega de Baikonur, Kazajstán, para llevar tres astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional (Kirill Kudryavtsev/AFP/Getty Images)  La sonda da transporte Dragon de SpaceX al ingresar en la atmósfera terrestre tras haber abastecido la Estación Espacial Internacional (Jack Fischer, NASA/ESA)  Foto de la Tierra –que aparece como un pequeño punto luminoso– tomada por la sonda Cassini mientras se encontraba entre los anillos de Saturno, a una distancia de 1,4 mil millones de kilómetros (NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute)  El sistema de dos galaxias Arp 299, a 140 millones de años luz de la Tierra (NASA/CXC/Univ of Crete/K. Anastasopoulou et al, NASA/NuSTAR/GSFC/A. Ptak et al., NASA/STScI)  La inconfundible forma de bota de Italia vista desde la Estación Espacial Internacional (Paolo Nespoli, ESA/NASA)  La Estación Espacial Internacional mientras cruza el disco solar durante el eclipse total de sol del pasado 21 de agosto (NASA/Joel Kowsky)  El vehículo de transporte Cygnus mientras se acerca a la Estación Espacial Internacional (Thomas Pesquet, ESA/NASA)  El astronauta francés Thomas Pesquet durante un “paseo espacial” afuera de la Estación Espacial Internacional (ESA/NASA)  La Soyuz MS-02 aterriza en Kazajistán con tres astronautas a bordo el 10 de abril de 2017 (NASA/Bill Ingalls)  La sombra de la Luna sobre la Tierra vista desde la Estación Espacial Internacional durante el eclipse total del pasado 21 de agosto (ESA/NASA)  El Falcon 9 logró aterrizar exitosamente para ser reutilizado en lanzamientos posteriores (SpaceX)  La nebulosa Calabash a 5 mil años luz de la Tierra. La foto capta el momento en el que la estrella se convierte de gigante roja a nebulosa (ESA/Hubble & NASA, Acknowledgement: Judy Schmidt)  Foto de la intensa actividad solar (NASA/GSFC/Solar Dynamics Observatory)  Júpiter observado desde la sonda Juno (NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS/Gerald Eichstadt/Sean Doran)  Una foto del planeta Tierra durante la noche difundida por la NASA este año (NASA)  El hemisferio sur de Marte en verano, fotografiado por la sonda Mars Reconnaissance Orbiter de NASA (NASA/JPL-Caltech/Univ. of Arizona)  La imagen a colores y con la resolución más alta jamás tomada de los anillos de Saturno, tomada por la sonda Cassini (NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute)  El polo norte de Saturno (NASA.gov)  Un cráter de 20 kilómetros de diámetro en la zona de Thaumasia, en Marte (ESA/DLR/FU Berlin)  Foto de Pan, una pequeña luna de Saturno, tomada por la sonda Cassini (NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute)  La Nebulosa de Orion (ESO)  La galaxia UGC 12591, a 400 millones de años luz de la Tierra. Tiene una densidad 4 veces mayor que la Vía Láctea (ESA/Hubble/NASA)  Foto de los Meridiani Planum, una gran llanura cerca del ecuador de Marte, tomada por la sonda Mars Reconnaissance Orbiter (NASA/JPL/University of Arizona)  Los paneles solares de la Estación Espacial Internacional durante uno de los 16 amaneceres que ven cada día los astronautas a bordo (ESA/NASA)  Una aurora fotografiada desde la Estación Espacial Internacional por el astronauta estadounidense Jack Fischer (Jack Fischer, ESA/NASA)  Foto del lanzamiento de la Soyuz MS-06 (Kirill Kudryavtsev/AFP/Getty Images)  La capsula Soyuz MS-04 aterriza en Kazajistán con tres astronautas a bordo (Bill Ingalls/NASA vía Getty Images)  El eclipse total de sol del pasado 21 de agosto fotografiada desde Mitchell, en Oregon, Estados Unidos (Robyn Beck/AFP/Getty Images)  El hemisferio norte de Marte durante la primavera, con nieve y hielo –formados por anhídrido carbónico-en el suelo (NASA/JPL/University of Arizona)  La galaxia a espiral M77 observada desde el Very Large Telescope del European Southern Observatory en Chile (ESO)
  18. Las miles de bacterias que habitan en la Estación Espacial Internacional son parecidas a las que se encuentran en los hogares; las razones según los científicos de Estados Unidos La Estación Espacial Internacional es el mayor ejemplo de cooperación mundial entre 20 países (NASA) Como en casa, pero a 400 kilómetros de altitud. Las miles de bacterias que habitan en la Estación Espacial Internacional (EEI) son parecidas a las que se encuentran en los hogares en la Tierra, según un estudio publicado recientemente en la revista científica Peerj. A esta conclusión llegaron biólogos de la Universidad de California en Davis (EEUU) después de analizar 15 muestras de la EEI y compararlas con las de otros dos estudios anteriores sobre bacterias en los hogares y en el organismo humano. "Los protocolos de limpieza en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés) para el equipamiento que se envía al espacio son muy rigurosos", dice la investigadora Jenna Lang, del Centro de Genómica de la Universidad de California, en Davis (EE UU).  El jefe de la expedición 39, el japonés Koichi Wakata, fue el encargado de recolectar las muestras (NASA)  "Sin embargo, la carga transportada hasta la ISS, humanos incluidos, no puede ser descontaminada por completo. Así que las bacterias acaban por colarse con la comida, los experimentos científicos y todo lo demás que se lleve en las misiones de reabastecimiento. Los astronautas también están llenos de microbios, por dentro y por fuera", explicó la científica californiana. Y agregó: "El microbioma de al menos 12.554 unidades taxonómicas operativas en las superficies de la EEI se parece mucho a las superficies de sus habitantes, lo que no es sorprendente, dado que son la fuente principal".  Las bacterias halladas en la estación orbital son similares a las de la Tierra Todas esas bacterias fueron recogidas de 15 localizaciones diferentes de la estación por el jefe de la expedición 39, el japonés Koichi Wakata. Los puntos de estudio fueron los micrófonos de los sistemas de comunicación, teclados de computadoras, pasamanos, las fijaciones que, a modo de pantuflas, permiten a los astronautas trabajar con los pies en el suelo, conductos de ventilación, etc. Otro de los investigadores del estudio, David Coil, afirmó que "los microbios dentro de la estación provienen de las personas en la EEI y de los suministros que se les envían", ya que "está completamente cerrada" en el espacio.  La astronauta Sandra Magnus se divierte tomando fotos en su tiempo libre en la EEI "Estamos completamente rodeados de microbios en su mayoría inofensivos en la Tierra, y vemos una comunidad microbiana en líneas generales similar en la EEI", afirmó. Lang, por su parte, destacó que esta comunidad de bacterias es bastante diversa, lo que indica que es sana. En cuanto a la existencia de bacterias potencialmente peligrosas, los científicos no ven que haya un extra de peligrosidad en el espacio. Como dice el microbiólogo y coautor del estudio, David Coil, "en la Tierra estamos completamente rodeados de microbios inocuos y en la ISS vemos una comunidad microbiana muy similar".
  19. Imágenes de astronomía, climatología y comportamiento de animales fueron premiadas por la Real Sociedad de Londres 8 de diciembre de 2017  Ganadora general y en categoría Ciencias de la Tierra y climatología. “Cubitos de azúcar helados”, por Peter Convey. La escala de la Antártida es impresionante pero difícil de entender. Esta foto, tomada a principios de 1995 durante un vuelo sobre la costa inglesa (península Antártica austral) a unos 74 grados al sur, ilustra la escala de grietas bidireccionales inusuales cuando una capa de hielo se estira en dos direcciones sobre una elevación subyacente, con un Avión Twin Otter para la escala. La foto fue tomada con una cámara Pentax ME Super y con un zoom de 70-300 mm en una película de diapositivas Kodachrome 64, sin detalles técnicos registrados, y ha sido escaneada en el British Antarctic Survey  Ganadora de la categoría Astronomía. “Proyector lunar, Polo Sur, Antártida”, por Daniel Michalik. Los cristales de hielo suspendidos en la atmósfera crean un raro fenómeno óptico: un pilar de luz debajo de la Luna. Tres de los telescopios ubicados en el polo sur son visibles a la derecha de la imagen. Una línea de banderas ayuda a encontrar el camino a los telescopios durante los cinco meses de oscuridad continua. Júpiter es visible como un punto brillante a la izquierda de la Luna. El fotógrafo actualmente está invernando en el Polo Sur y trabajando para el Telescopio del Polo Sur de 10 m, el plato de radio más a la izquierda visible en la imagen. La imagen se tomó como una sola exposición larga a -60 ° C con ajustes menores de contraste y exposición  Ganadora de la categoría Comportamiento. “Respiro”, por Antonia Doncila. Esta fotografía fue tomada mientras cruzaba el estrecho de Fram para recuperar y volver a desplegar el equipo de amarre cerca de la costa este de Groenlandia. Dado que el Océano Ártico se está calentando al doble de la tasa en comparación con el resto del mundo, fue doloroso pero no sorprendente ver que el hielo marino era escaso. En el viaje se vieron osos polares nadando en un océano de aguas abiertas sin sombra de hielo marino en el que descansar sus pesados cuerpos. Esos osos polares están condenados a morir por sobrecalentamiento mientras nadan sin esperanza en ninguna dirección. El protagonista de esta fotografía ha sido afortunado. Encontró una porción de hielo rápido que rápidamente se convirtió en su hogar. Su mirada en el agua representa el producto de los errores humanos. También es un símbolo de esperanza porque lo que se derritió puede volver a congelarse. Teleobjetivo Canon EOS 5D Mark II + Tamron (70-300 mm, f5.6); El contraste de la imagen se ajustó ligeramente en Picasa Photo Editor  Ganador de la categoría Ecología y ciencia ambiental. “Esperando en los bajíos”, por Nico de Bruyn. Las ballenas asesinas entran repentinamente en una pequeña bahía en la isla Subantártica de Marion, lo que sorprende a un pequeño grupo de pingüinos rey atareados en el agua. Los pingüinos en la playa en primer plano se centran en este peligro repentino, mientras que otra ave inspecciona la colonia en busca de comestibles, totalmente despreocupada con la aparición de las orcas. Esta foto fue tomada con una vieja Canon EOS350D, a una distancia focal de 55 mm (lente estándar Canon), tiempo de exposición 1/200 con f-stop f / 7.1 a una velocidad ISO de 200  Ganador de la categoría Microimaging. “Familia de gotas de aceite de oliva colgando juntas”, por Hervé Elettro  Finalista en categoría Astronomía. “Anillo de diamante a través de nubes delgadas”, por Wei-Feng Xue. El eclipse estadounidense de 2017 visto desde la ruta que atraviesa el norte de Georgia. Este es el anillo de diamantes que ilumina algunas estructuras de nubes muy finas, casi como nubes espaciales (es decir, una nebulosa). También en la foto, la corona solar se atenuó un poco por las nubes finas, pero aún era visible. Esta foto fue tomada con una cámara réflex digital Canon EOS 6D con un extensor Canon EF 70-200mm + 2x a 400 mm, y se procesó con Photoshop CC  Finalista en Comportamiento. “Cría”, por David Costantini. Los charranes árticos (Sterna paradisaea) se aparean de por vida. Se reproducen en el suelo, y los machos y las hembras comparten los deberes de incubación. “Durante un viaje de investigación a Svalbard, me encontré con este par de aves que encontraron una solución inteligente para resolver la difícil tarea de encontrar un buen lugar para criar en paisajes modificados por humanos: hicieron su propia casa en una pala abandonada. Esta foto también muestra cómo la comunicación vocal entre compañeros es muy importante en términos para coordinar los esfuerzos de los padres para lograr una reproducción exitosa. Se hicieron modificaciones menores en términos de nitidez y saturación”  Las plantas de jarra son plantas carnívoras, que extraen sus nutrientes de los insectos atrapados y digeridos  Finalista: Microimágenes. “Embrión de oso de agua”, por Vladimir Gross. Los tardígrados (también conocidos como osos de agua) son pequeños animales invertebrados capaces de sobrevivir a condiciones ambientales extremas. Esta imagen muestra un embrión de 50 horas de la especie Hypsibius dujardini, tomada con un microscopio electrónico de barrido con un aumento de 1800x. El embrión en la imagen tiene aproximadamente 1/15 de milímetro de longitud  Finalista en Ciencias de la Tierra y climatología. “Inclinese primero”, por Giuseppe Suaria. El buque de investigación ruso Akademik Tryoshnikov apoya la proa contra el morro del glaciar Mertz en la Antártida oriental. La foto fue tomada momentos antes de desplegar ROPOS, un Vehículo Submarino Operado Remoto (ROV) bajo la lengua del glaciar para investigar el derretimiento de la capa de hielo después de que un trozo de hielo que sobresalía 100 kilómetros (62 millas) hacia el Océano Austral se separó del cuerpo principal de la lengua en 2010  Los cielos sobre el Observatorio Paranal de ESO se asemejan al aceite sobre el agua en esta imagen de la semana de ESO, ya que los verdes, amarillos y azules se combinan para crear un paisaje de cielo iridiscente  Mención de honor: Comportamiento. “Lanza el escorpión: un rodillo indio jugando con la muerte”, por Susmita Datta. “Fue durante un safari temprano en la mañana en Tadoba Andhari Tiger Reserve, India. Cuando todos estaban ocupados siguiendo el movimiento del tigre, este pequeño momento ocurrió en la rama de un árbol, dándome la oportunidad de filmar la secuencia. Aunque la luz era pobre (que se trató, en la parte de procesamiento), todavía era bueno presenciar el momento de la historia natural de la supervivencia entre la presa y su depredador. Este rodillo indio está estableciendo su superioridad y mostrando la matanza (un escorpión) antes de terminar golpeándola contra las ramas de los árboles. La foto fue tomada en Tadoba, India. Canon 60D, lente – Sigma 150-500”  Mención de honor: Ecología y ciencia ambiental. “La temporada de lluvias, la rana arborícola verde y el mantenimiento de la vida”, por Carlos Jared. La pequeña rana arborícola Phyllomedusa nordestina vive en el desierto semiárido brasileño (Caatinga) y permanece, al menos durante 8 meses del año, totalmente escondida, protegiéndose contra la desecación. Temprano en el año, después de las primeras lluvias de verano, el paisaje seco, marrón y cactáceas de la Caatinga da lugar a un magnífico escenario verde, despertando la flora y la fauna inactivas. Las aparentemente frágiles ranas arbóreas siguen esta misma tendencia y cambian su color pardusco habitual por el verde fresco del verano. Con esta nueva prenda, se aparean dentro de las flores y las hojas que también colorean el escenario, a menudo (como en este caso), con una pompa natural. La reproducción generalmente ocurre en charcos o en las costas de pequeños pantanos temporales. Todo debe ser muy rápido porque la sequía regresará despiadadamente. Cámara: Nikon D3 Lente: AF-S VR Micro-Nikkor 105 mm. ISO 250, f / 45, 1/60. Flash: luz de aproximación inalámbrica de primer plano Nikon R1C1  Mención de honor: Microimaging. “Acari atrapado en la telaraña”, por Bernardo Segura. Las arañas del género Austrochilus construyen algunas telas muy conspicuas en los bosques templados chilenos, y es imposible no dejarse sorprender por la gigantesca hoja horizontal de arañas de hasta un metro de largo. “Después de tomar algunas fotos cerca del Parque Nacional Nahuelbuta, descubrí que algunos hilos tienen increíbles tonos azulados. También me di cuenta de que esos hilos probablemente están especializados en la captura de presas, y la estructura en forma de resorte que se puede ver dentro de los hilos probablemente tenga algo que ver con la elasticidad. Mientras tomaba fotos de esta asombrosa estructura, vi un pequeño ácaro colgando de la red, que pudo haber caído en la red y la araña no se dio cuenta”  Mención de honor: Ciencias de la Tierra y climatología. “El fuego de Pelé”. Sobre el flujo de lava en el activo volcán Kilauea en el Parque Nacional de Hawai
  20. La tercera edición de los premios de fotografía Comedy Wildlife Photo Awards revela la cara más desenfadada, humana e imperfecta de los animales. Desde la infancia, el reino animal siempre se ha mostrado majestuoso y lleno de elegancia. Solo hay que pensar en la figura de los imponentes leones, la espectacularidad de los elefantes o la sutil desenvoltura de un delfín en el mar. Mediante los documentales y la ficción cinematográfica, se ha promovido e inculcado esta incuestionable solemnidad. Sin embargo, esa idealización tan seria de la naturaleza dista mucho de lo que promueven los Comedy Wildlife Photo Awards. Estos premios de fotografía, fundados por los profesionales Paul Joynson-Hicks y Tom Sullam hace ya tres años, dan un giro de 180º a la fotografía convencional y revelan la cara más desenfadada, humana e imperfecta de los animales. Bajo la organización de la fundación The Born Free, el concurso pretende conseguir, a través de una mirada más lúdica y entretenida, la conservación de todas las especies en el planeta. De esta forma, la risa se convierte en el arma más poderosa de concienciación medioambiental. Tras el éxito en las pasadas ediciones en 2015 y 2016, este año se han registrado aproximadamente 3.500 participaciones procedentes de 86 paísesdiferentes. Osos karatecas, cangrejos desconcertados, jirafas que atrapan avionetas e incluso monos motoristas. Nada pasa desapercibido para los concursantes de esta edición. Los jueces encargados de la decisión definitiva son los propios fundadores del concurso, con más de 20 años de experiencia en el campo de la fotografía africana; Will Burrard-Lucas, fotógrafo profesional de naturaleza, Will Travers, experto en vida silvestre, el periodista Oliver Smith, el comediante Hugh Dennis y la famosa presentadora de televisión Kate Humble. El premio en juego es un trofeo artesanal hecho por personas con discapacidad en un taller de Dar es Salaam (Tanzania),además de una semana de safari para dos personas en Kenya. Leer más:Â
      Hello guest!
    Â
  21. Futurista y energizante. En los centros de alto rendimiento más modernos del globo predomina un nuevo concepto de spinning. Se trata de The Trip, una modalidad de ciclismo indoor que invita a los participantes a ejercitarse inmersos en una realidad virtual. Los detalles de la última moda fit Un nuevo concepto de entrenamiento basado en realidad inmersiva es tendencia en Europa (Les Mills) No es que hayan marcado el rumbo, pero desde finales de la década del 90, el grupo familiar de atletas Les Mills ya intuía y avizoraba el futuro de la preparación física. Creadores de programas como Body Pump, Body Attack, Body Combat, Body Balance o Body Jam, son de los primeros desarrolladores de sistemas de entrenamientos colectivos en los que se integran trabajos de musculatura al ritmo de coreografías musicales. Hoy, ya conformados como una compañía neocelandesa que opera de manera internacional, son los pioneros de las nuevas modalidades de ejercitación, basadas en rutinas de aeróbico y pesas, y con secuencias limitadas por tiempo. Modalidades que, según indican, se expandieron a más de 15 mil centros de 75 países. La última y en pleno auge es la denominada The Trip. The Trip es una clase de spinning combinada con tecnología virtual en un estudio cerrado (Les Mills) Concepto novedoso que surgió para reemplazar a los métodos más arraigados, este sistema elaborado en conjunto con Reebook se posiciona como la nueva revolución en materia de cycling. Con prevalencia en los establecimientos más lujosos del globo, consiste en una innovadora variante de spinning -consolidada desde hace tiempo como tendencia fitness- que es furor principalmente en Europa.  Por el momento, además de Nueva Zelanda, está disponible en locaciones de Estados Unidos, Rusia, Inglaterra, España, Francia, Alemania, Suecia, Suiza, Austria, Bélgica, Irlanda, Japón, China, Singapur, Tailandia y los Emiratos Árabes Unidos. ¿Cómo es? Arriba de las bicicletas fijas, los participantes se adentran a una experiencia aúna ciclismo indoor con realidad virtual. Mientras pedalean, los usuarios van recorriendo caminos y paisajes creados digitalmente. En un espacio abstraído del exterior, con una pantalla que va del piso al techo más un sonido de última generación, se crea un ambiente atrapante, envolvente, motivador.  Los usuarios siguen un recorrido digital durante 40 minutos (Les Mills) Los efectos audiovisuales inmersivos trasladan la mente a una carrera que se parece más a una montaña rusa que a un circuito clásico de ciclismo. La diversión es un condimento extra en cada clase, que regularmente se extienden por 40 minutos. El objetivo es cumplir con la premisa de quemar calorías (hay investigaciones que indican que por sesión se llegan a eliminar hasta 700) casi sin darse cuenta, algo que tiene sustento científico. Un estudio publicado en la revista Medicine & Science in Sports & Exercise concluyó que sumar efectos visuales a un entrenamiento estructurado para trabajar el cuerpo resulta una opción óptima para que los participantes aumenten la satisfacción por la actividad y reduzcan la tasa de esfuerzo percibido (RPE, según las siglas en inglés). Jinger Gottschall, profesora de la Universidad Estatal de Pensilvania e investigadora principal del análisis presentado en la reciente Conferencia Anual 2017 del Colegio Estadounidense de Medicina del Deporte (ACSM), dijo que "los resultados mostraban que el RPE en un entrenamiento de The Trip era mucho menor que en la misma clase sin visuales, cuando en realidad la intensidad del ritmo cardíaco era la misma".  Este tipo de entrenamiento está disponible en 17 países (Les Mills) La tecnología de vanguardia está cada vez más inmiscuida en el mundo fit. Proponiendo una combinación de experiencias reales y digitales, en los centros de entrenamientos más modernos predominan las alfombras y los paneles interactivos con luces de colores e intermitentes, por sobre las tradicionales máquinas de gimnasio, que en algunos lugares ya quedaron en completo desuso.
  22.  




×
×
  • Create New...

Important Information

Terms of Service Confirmation Terms of Use Privacy Policy Guidelines We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue.