Jump to content

Raquel Segovia

Tiangong-1: Cada año cae a la Tierra un centenar de grandes artefactos y nunca ha habido heridos

Topic Summary

Created

Last Reply

Replies

Views

Raquel Segovia -
Guest -
2
89

Top Posters

  • Raquel Segovia 1
  • Guest 1

Recommended Posts

15226696061765.jpg

Imagen de radar de la estación 'Tiangong-1' cuando estaba a 270 kilómetros de la Tierra FRAUNHOFER FHR

 

La probabilidad de que algún fragmento de la estación espacial china 

    Hello guest!
, en desuso desde 2016, le cayera a una persona encima era 10 millones de veces inferior a que fuera fulminada por un rayo, según cálculos de la Agencia Espacial Europea (ESA), que tiene en Darmstadt (Alemania) una oficina dedicada a monitorizar los componentes que quedan vagando por el espacio tras quedar inutilizados.

Según a la altura a la que lleven a cabo su misión [que oscila entre unos cientos de kilómetros y los 36.000 kilómetros a la que están los satélites geoestacionarios], quedan para siempre en el cosmos, amenazando otros satélites y misiones en marcha debido al riesgo de colisión, o bien van aproximándose de nuevo a la Tierra hasta que vuelven a cruzar la atmósfera y se destruyen, que es lo que ha ocurrido esta madrugada con la estación china: ha impactado en el Pacífico sur a las 2.16, hora peninsular española.

Según ha informado la Fuerza Aérea de EEUU en un comunicado, la mayoría de la estación 

    Hello guest!
 y las partes que sobrevivieron cayeron en el océano, al noroeste de Tahití.

Pese a que se preveía que la mayor parte de la Tiangong-1 

    Hello guest!
al entrar en la atmósfera terrestre y a las llamadas a la calma de las agencias espaciales, la noticia de que la Tiangong-1 caería de forma descontrolada provocó un gran revuelo e incluso alarma entre la población de las zonas en las que había riesgo que cayera. Que eran muchas debido a que resultaba prácticamente imposible determinar con precisión dónde y cuándo se produciría la caída.

Las previsiones durante los últimos días fueron diversas y erróneas. Por ejemplo, los portugueses 

    Hello guest!
 la semana pasada cuando se dijo que era posible que cayera en su territorio. Los chilenos, por su parte, estuvieron en alerta durante las horas previas al impacto ante la posibilidad de que los restos acabaran en su país.

Pero, pese al bullicio, el regreso de la estación china no ha sido un acontecimiento extraordinario. Cada año caen a la Tierra unas 100 toneladas de componentes espaciales de gran tamaño y, debido a que la mayor parte de la Tierra está cubierta por los océanos, la gran mayoría de los pedazos impacta en el agua. De hecho, en 60 años de carrera espacial no se ha registrado ninguna víctima por basura espacial.

Según explica a EL MUNDO Benjamin Bastida, ingeniero de la Oficina de Basura Espacial de la ESA, "en el próximo mes se espera que dos satélites Iridium que formaban parte de la primera generación de esta constelación reentren en la atmósfera. Además, varios minisatélites Flock también reentrarán este próximo mes. Sin contar los próximos lanzamientos de nuevos satélites, en los que es probable que la etapa superior del cohete regrese poco después del lanzamiento", detalla a través de un correo electrónico.

Sin embargo, el plan habitual es procurar que las estaciones, naves o satélites de gran tamaño terminen su vida útil de forma controlada, reservando parte del combustible y haciendo maniobras desde tierra para que la reentrada a la atmósfera se produzca desde un lugar alejado de las zonas pobladas. Ese era también el plan para la Tiangong-1, con la que China inició su sueño de construir una estación espacial en el espacio. Pero el plan fracasó.

Operativa entre 2011 y 2015

Entre 2011 y diciembre de 2015, el periodo durante el cual estuvo operativa, los ingenieros chinos hicieron maniobras regulares para mantener su órbita entre los 330 y los 390 kilómetros de altitud. Se trata de un procedimiento habitual también en la Estación Espacial Internacional (ISS), que está situada a unos 400 kilómetros de la Tierra y es mucho más grande que la Tiangong-1. Periódicamente tiene que ser impulsada para que no pierda altitud. Si no se hicieran estas maniobras, se iría aproximando poco a poco a nuestro planeta.

Las autoridades chinas pretendían controlar desde tierra los motores de su estación espacial para que la reentrada se produjera en una zona deshabitada de la franja del sur del Pacífico de modo que, si sobrevivían fragmentos, éstos caerían lejos de las zonas habitadas. Esto fue lo que, por ejemplo, hizo la ESA con sus cinco cargueros no tripulados ATV entre 2008 y 2015.

Pero en marzo de 2016, la Tiangong-1 dejó de funcionar y el centro de control en tierra perdió contacto con ella, de modo que no fueron capaces de dirigirla a la zona deseada. En enero de 2018 se encontraba ya a 280 kilómetros de la Tierra y su caída sin control era inevitable.

Riesgo para los aviones

¿Qué hubiera ocurrido si en vez de caer al agua, los restos hubieran terminado en tierra firme? "La agencia espacial china no nos ha proporcionado información sobre el diseño ni los materiales usados para la fabricación del satélite, así que no nos es posible calcular qué partes pueden haber sobrevivido ni qué tamaño tenían, o si hubiesen causado daños en el caso de caer al suelo. Lo único que podemos decir es que la velocidad de llegada de estos objetos sería la velocidad terminal de cualquier objeto cayendo en picado (sin velocidad horizontal), que es de unos 300km/hora. Con esta velocidad, no se observaría ningún tipo de cráter debajo de donde cae un objeto", señala Bastida.

Por otra parte, tampoco la estación china ha sido el objeto más grande ni el más voluminoso que ha regresado a la Tierra sin control. El componente principal de la Tiangong-1 medía 10,4 metros de longitud y tenía dos paneles solares de 3x7 metros. Su masa total cuando fue lanzada fue de 8,5 toneladas. Tras haber estado varios años en órbita se estima que durante la reentrada quedaban unas 7,5 toneladas, según cálculos de la ESA.

A modo de comparación, la nave rusa Phobos-Grunt, de 13,5 toneladas, impactó de manera incontrolada en la Tierra el 15 de enero de 2012, mientras que el carguero ruso Progress-M 27m, de 7,3 toneladas, hizo lo propio el 8 de mayo de 2015. Afortunadamente, tampoco causaron heridos.

La MIR, el objeto más grande que ha caído

La antigua estación espacial soviética Mir, de 120 toneladas, es hasta la fecha el objeto más grande que ha regresado a la Tierra. Lo hizo de forma controlada el 23 de marzo de 2001. Le sigue el laboratorio espacial de la NASA Skylab, que impactó de forma semicontrolada en julio de 1979.

Pese a que afortunadamente no hay constancia de heridos o muertos en la Tierra, la basura espacial supone un grave problema para la exploración espacial y 

    Hello guest!
 -como retrató de forma exagerada la película Gravity-.

¿Qué riesgo corren los aviones comerciales que sobrevuelen zonas del espacio aéreo en las que puede caer basura espacial? "Es prácticamente el mismo que para una persona en tierra (solamente aumentando el área que está expuesta). En el caso de reentradas controladas, para las que está previsto exactamente el lugar (que en realidad es una región de varios miles de kilómetros) y el momento de impacto, sí que se notifica a los servicios de control del tráfico aéreo y marino que hay un riesgo de que alguna pieza llegue al suelo", explica Bastida. Sin embargo, considera que "dada la incertidumbre que tenemos en la predicción de las reentradas, no tendría sentido impedir volar en determinadas zonas".

Las agencias cada vez destinan más recursos para evitar que prolifere la basura espacial. La medida más eficaz es asegurarse de que sus artefactos terminarán su misión de forma controlada y rastreando los fragmentos más peligrosos aunque, como se ha visto con la Tiangong-1, poco se puede hacer para prever con antelación dónde caerán los objetos sobre los que pierden el control.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Guest

Incredible ver esto.... wow.

Share this post


Link to post
Share on other sites





×
×
  • Create New...

Important Information

Terms of Service Confirmation Terms of Use Privacy Policy Guidelines We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue.