Jump to content

Sign in to follow this  
Guest Nicole

Corea del Sur: Creencia religiosa ahora es motivo para evitar servicio militar

Topic Summary

Created

Last Reply

Replies

Views

Guest Nicole -
Guest Nicole -
1
104

Top Posters

  • Guest 1

Recommended Posts

Guest Nicole

Hombres de entre 18 y 35 años deben completar dos años de servicio militar. Corte Suprema permite ahora la objeción de conciencia 

Seúl. La Corte Suprema de Corea del Sur dictaminó este jueves que las creencias religiosas y morales son motivos válidos para rechazar el servicio militar obligatorio, una decisión con consecuencias para cientos de objetores de conciencia.

Casi 65 años después del fin de la Guerra de Corea, casi todos los hombres surcoreanos físicamente capacitados de entre 18 y 35 años deben completar un servicio militar de dos años.

Toda persona que no responda a la convocatoria pasa en general 18 meses en prisión. Desde 1950 fueron encarcelados unos 19.000 objetores de conciencia, la mayoría de ellos testigos de Jehová.

La Corte Suprema anuló este jueves la condena a un objetor de conciencia, meses después de una histórica decisión de la Corte Constitucional que solicitaba que hubiera una alternativa al servicio militar para los objetores de conciencia.

En el caso sobre el que se dictaminó este jueves, un testigo de Jehová identificado solo por su apellido, Oh, fue convocado para el servicio militar en 2013, pero se opuso. Fue declarado culpable y perdió la apelación inicial ante el alto tribunal.

"La Corte Suprema considera en su mayoría que la objeción de conciencia [...] es una razón válida" para rechazar el reclutamiento, dijo el presidente del tribunal, Kim Myeong-su.

Castigar a los objetores de conciencia que rechazan el reclutamiento "debido a su fe religiosa, o en otros términos, a su libertad de conciencia, constituye una restricción excesiva de la libertad de conciencia de los individuos".

La sentencia anula un dictamen anterior de la Corte Suprema, de hace 14 años.

Según los Testigos de Jehová, en el sistema judicial surcoreano hay actualmente unos 900 casos similares pendientes. Casi 100 personas están actualmente detenidas por haberse negado a realizar el servicio militar.

https://elcomercio.pe/mundo/asia/corea-sur-creencia-religiosa-motivo-evitar-servicio-militar-noticia-nndc-573353

Share this post


Link to post
Share on other sites

Sign in to follow this  

  • Similar Content

    • Guest
    • Guest Indiana
      By Guest Indiana
      El miércoles, el Parlamento aprobó una ley que ha permitido a los miembros masculinos de los Testigos de Jehová omitir el servicio militar o civil sin enfrentar una pena de prisión. La exención que data de 1987 ha sido considerada problemática desde un punto de vista constitucional. El año pasado, el Tribunal de Apelación de Helsinki dictaminó que la práctica finlandesa de permitir que los testigos de Jehová varones eviten la conscripción es discriminatoria. El fallo se relacionó con un caso de discriminación presentado por un hombre que fue encarcelado en 2016 por negarse a un servicio de recluta. Conforme a la legislación vigente, los testigos de Jehová pueden posponer su entrada en servicio tres años seguidos (a partir de los 18 años), hasta que su obligación cese oficialmente a los 29 años. Los defensores de la facción religiosa dicen que su objeción está arraigada en su lectura pacifista de la Biblia. Con la excepción de las mujeres, que nunca han estado legalmente obligadas a ingresar a la conscripción, ningún otro grupo en Finlandia ha tenido el mismo derecho.
       
    • Guest Nicole
    • Guest Nicole
      By Guest Nicole
      La exención de los testigos de Jehová de la conscripción considerada perjudicial en un fallo "fundamental"
      Un tribunal finlandés ha dictaminado que la exención del servicio militar que actualmente disfrutan los testigos de Jehová es discriminatoria.

      Un nuevo tribunal dictaminó el viernes que la práctica finlandesa de permitir que los testigos de Jehová varones eludan la conscripción es discriminatoria.
      La Corte de Apelaciones de Helsinki votó el viernes 4-3 por nombrar la política discriminatoria contra otros objetores de conciencia. La decisión se produjo en un caso de discriminación presentado por un hombre que fue encarcelado en 2016 por rechazar el servicio conscripto el año anterior.
      La decisión es el primer veredicto del tribunal que denuncia directamente la excepción de décadas de antigüedad (instaurada en 1987), que dice que los hombres pertenecientes a la denominación de los Testigos de Jehová no serán enviados a prisión únicamente si rechazan el servicio militar y civil.
      El Defensor del Pueblo no discriminatorio, el Comité de Asuntos Constitucionales del Parlamento y el Ministerio de Defensa han sostenido durante mucho tiempo que la ley contradice el principio de igualdad de la Constitución, así como su prohibición de la discriminación.
      Bases en la fe
      La mayoría de la corte sostuvo que Finlandia ha tomado medidas significativas para mejorar la igualdad desde que la exención se convirtió en ley hace más de 30 años, como la firma del Convenio Europeo de Derechos Humanos.
      Según la legislación actual, los testigos de Jehová pueden posponer su entrada en servicio por tres años a la vez (comenzando a los 18 años), hasta que su obligación cese oficialmente a los 29 años.
      Los defensores de la facción cristiana citan su lectura pacifista de la Biblia como la base de su objeción, por lo que no reciben ningún castigo. Ningún otro grupo en Finlandia tiene el mismo derecho, excepto las mujeres, que nunca han estado legalmente obligadas a ingresar al servicio conscripto.
      El paso "fundamental" sigue a la condena internacional
      La Unión de Objetores de Conciencia (siglas en inglés AKL) tuiteó sobre las noticias el viernes, llamando a la decisión de la corte "fundamental" en el proceso hacia la prohibición total de la conscripción.
      Robin Harms, asesor principal del Defensor del Pueblo para la no discriminación, ha actuado como asesor legal del hombre encarcelado que originalmente llevó el caso al Tribunal del distrito oriental de Uusimaa en 2015.
      "Favorecer a los testigos de Jehová de esta manera es una vergüenza para Finlandia", dice Harms.
      Más que eso, las organizaciones de derechos humanos, incluidas Amnistía Internacional y el Comité de Derechos Humanos de la ONU, han castigado durante mucho tiempo al gobierno finlandés por su práctica continua de reclutamiento forzado. Solo los finlandeses (no Testigos) están obligados a elegir entre el servicio militar, un período más largo de servicio civil y una sentencia de prisión de seis meses (o control remoto).
      AKL informa que un promedio de unos 40 objetores se han negado anualmente al servicio civil y militar desde el comienzo del siglo XXI. Unos 100 testigos de Jehová defienden la ley de excepción para evitar el servicio militar obligatorio cada año. Mientras que el 72 por ciento de los hombres jóvenes ingresan al servicio militar (mínimo 6 meses) cuando son llamados, unos 2,000 hombres optan por un período de servicio civil (mínimo 347 días).
      Todos los hombres encarcelados por objetar a la conscripción son considerados por Amnistía Internacional como presos de conciencia.
      Ministro de Justicia: considerar la exención de nuevo
      El ministro de Justicia, Antti Häkkänen, dijo después del veredicto que las actuales exenciones del servicio militar deberían evaluarse a la luz del veredicto.
      "Si un grupo u otro tiene exenciones basadas en sus creencias, entonces en este día y edad siempre deben ser evaluados para asegurarse de que los diferentes grupos sean tratados por igual", dijo Häkkänen.
      Häkkänen agregó que la participación en la defensa nacional es obligatoria en la constitución finlandesa, y que las excepciones se basan en convicciones religiosas.
      "¿Cómo se comparan esos intereses entre sí en diferentes situaciones, especialmente en un mundo cambiante, entonces esa es también una gran cuestión de derecho constitucional", dijo Häkkänen. "Este es un tema interesante que ahora debe resolverse de manera justa".
      EDITAR: Esta historia fue editada el 23 de febrero para agregar comentarios del Ministro de Justicia.
       
    • Guest Nicole
      By Guest Nicole
      Para Jeong Chun-guk, de 69 años de edad, cuyos siete años y diez meses de cárcel siguen siendo los más largos jamás atendidos por un objetor de conciencia al servicio militar obligatorio en Corea, la lucha por la paz finalmente le ha llevado a un tranquilo lote  de tierra en el condado de Geumsan, Chungcheong del sur, donde él puede centrarse en la agricultura y su fe.
      "Creía que era más importante difundir el nuevo mundo que descubrí dentro de la Biblia", dice sobre su decisión de no servir en el ejército. Había seguido los pasos de su madre, convirtiéndose en testigo de Jehová cuando era un estudiante de primer año que estudiaba medicina en la Universidad Nacional de Chungnam en Daejeon.
      Los Testigos de Jehová han sostenido tradicionalmente que la adoración debe ser sólo al "Reino de Dios", por lo que prohíbe la lealtad o la participación en cualquier gobierno nacional o política entre sus fieles. Aunque se les ha enseñado a obedecer las leyes de su lugar de residencia, se ha sabido que los Testigos de Jehová desobedecen las leyes que entran en conflicto con sus doctrinas, como negar la transfusión de sangre y negarse a cumplir funciones militares.
      Su padre, un oficial de prisiones, estaba sin  palabras al enterarse de que Jeong había abandonado la escuela después de sólo un semestre.
      Cuando Jeong cumplió 21 años en 1969, fue encarcelado durante 10 meses, en el apogeo del sentimiento anticomunista tras la incursión de la Casa Azul el 21 de enero de 1968, cuando los comandos de Corea del Norte intentaron asesinar al entonces presidente Park Chung-hee.
      Después de la Restauración de Octubre de 1972, en la cual Park asumió poderes dictatoriales, los objetores de conciencia y sus familias fueron públicamente avergonzados y la pena se incrementó bruscamente con las enmiendas a la Ley del Servicio Militar y la nueva Ley Especial de Violaciones a la Ley del Servicio Militar.
      A los 26 años, Jeong recibió otra notificación y orden de arresto. Envió a la corte del distrito de Daejeon una apelación de siete páginas, pero el juez de apelación lo condenó a tres años de prisión, el doble de la sentencia inicial.
      Los guardias de la prisión, llegó a aprender, fueron particularmente brutales con los Testigos de Jehová. "Temiendo que los Testigos de Jehová pudieran hacer proselitismo, no nos hicieron trabajar. En cambio, nos vimos obligados a sentarnos durante todo el día. Las únicas veces que pudimos ponernos de pie fueron durante nuestras tres comidas y sesiones de ejercicio de 15 minutos ", dice Jeong. "Oramos para que pudiéramos trabajar de pie".
      En aquellos días, la Ley de Servicio Militar no permitía exenciones de servicio hasta que se cumplieran tres años de trabajo penal. La Corte Suprema consideró legal repetir este castigo cada vez que se rechazaba el servicio militar, por lo que Jeong fue sentenciado nuevamente en 1974.
      Al completar su segunda sentencia a los 29, le preguntó a la Administración de la Fuerza Militar por qué se estaba redactando un desertor universitario como él.
      La Ley del Servicio Militar consideraba entonces a los candidatos elegibles para el servicio activo desde el momento en que se graduaron de la escuela secundaria hasta la edad de 28 años. Pero para los estudiantes de pregrado, esto se amplió a 30.
      La administración respondió que incluso los estudiantes de primer año eran considerados estudiantes universitarios.
      Un día en febrero de 1977, mientras esperaba para finalmente regresar a casa, Jeong fue llevado a la 32ª División de Infantería.
      Recibió otros cuatro años de cárcel del tribunal militar por la condena de "desobedecer órdenes". "Pensé que este era el final", dice Jeong, "recuerdo haber llorado al ver los ojos llenos de lágrimas de mi madre".
      Su castigo terminó en 1981 a la edad de 33 años.
      "Era extraño ver a nadie que me acechaba por detrás mientras caminaba a casa", dice.
       
    • By El Bibliotecario
      Fuente
      En enero de 2016, Hyun-jun Gwon y Gwang-taek Oh subieron a un avión en Corea del Sur con la ilusión de pasar unas buenas vacaciones en Japón. Después de aterrizar en el aeropuerto de Nagoya, se dirigieron al control de inmigración sin esperar ningún contratiempo. Sin embargo, los oficiales de inmigración los interrogaron porque en sus tarjetas de desembarque se indicaba que habían sido declarados culpables de un delito.
      Los jóvenes explicaron que eran objetores de conciencia y que habían estado en prisión por negarse a hacer el servicio militar. También señalaron que su postura es un derecho reconocido internacionalmente. No obstante, los oficiales les prohibieron la entrada en Japón. Posteriormente apelaron al consulado japonés de Corea del Sur, pero no lograron nada. Estos jóvenes se toparon con una triste realidad: defender su postura cristiana y pacífica iba a tener consecuencias duraderas que afectarían sus vidas de maneras insospechadas.
      Un agravio añadido
      Corea del Sur ofrece solo dos opciones a los objetores de conciencia: o transigen y se suman a las filas del ejército, o van a prisión. No dar otra alternativa a los objetores de conciencia es una clara violación de los pactos internacionales sobre los derechos humanos. * Estos jóvenes se ven obligados a arrastrar de por vida unos antecedentes penales que el gobierno se niega a eliminar, lo que se suma al agravio de haber sido encarcelados. Mucho tiempo después de salir de prisión siguen siendo tratados injustamente. La mancha que aparece en sus expedientes limita significativamente sus posibilidades de encontrar empleo y les impide viajar a sitios como Japón, un destino habitual para los surcoreanos.
      Otros hombres que han sido encarcelados en Corea del Sur por motivos de conciencia sufren las mismas injusticias. Por ejemplo, en diciembre de 2011, Jin-mo Kang y su esposa Kotomi, que es japonesa, viajaron a Japón para visitar a la familia de ella. Al señor Kang se le negó la entrada debido a esos antecedentes penales y no tuvo más remedio que despedirse de su esposa y regresar a Corea del Sur. A pesar de que ha vuelto a intentar ir a Japón, los oficiales de inmigración no le han permitido la entrada.
      Una excepción a la regla
      Japón es uno de los pocos lugares donde a un objetor de conciencia se le considera persona non grata. Sin embargo, en el caso de Gwang-taek Oh, el consulado japonés de Corea del Sur finalmente le concedió el visado. El señor Oh presentó ante los oficiales una carta de invitación de parte de unos amigos japoneses que lo iban a alojar y que ofrecieron al gobierno ciertas garantías. Se le permitió la entrada en Japón a principios de julio de 2016.
      Al contrario que Japón, la mayoría de países democráticos reconocen que los objetores de conciencia no son delincuentes y les permiten entrar en sus territorios a pesar de su supuesto pasado delictivo. Algunos países hacen más que simplemente dejarlos pasar. Por ejemplo, Australia, Canadá y Francia han garantizado asilo a los surcoreanos que sean objetores de conciencia. Esto está en armonía con la última resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre el asunto, en la que exhorta a los estados a que “consideren la posibilidad de conceder asilo a los objetores de conciencia que tengan motivos fundados para temer ser perseguidos en su país de origen debido a su negativa a cumplir el servicio militar, si no existen disposiciones sobre la objeción de conciencia al servicio militar, o cuando las existentes sean inadecuadas”. *
      Los representantes legales de los testigos de Jehová han estado colaborando con el gobierno japonés para hallar una solución al problema. André Carbonneau, un abogado especializado en derechos humanos internacionales, dijo: “El hecho de que el señor Oh haya podido entrar en Japón muestra que hacer una concesión en estos casos no es tan difícil. Lo único que se necesita es que las autoridades japonesas implementen un protocolo que reconozca que los objetores de conciencia no son delincuentes, sino personas pacíficas que, pese a sus antecedentes, merecen entrar en el país”.
      ¿Pondrá fin Corea del Sur a esta injusticia?
      La comunidad internacional reconoce que los objetores de conciencia no son delincuentes. Desde 2006, el Comité de Derechos Humanos de la ONU ha condenado en varias ocasiones a Corea del Sur por encarcelar a los objetores de conciencia, acción que ha catalogado como “detención arbitraria”. Además, ha pedido al gobierno surcoreano que adopte leyes que protejan el derecho a la objeción de conciencia y le ha ordenado eliminar los antecedentes penales de los objetores que han sido encarcelados. *
      Corea del Sur ha hecho caso omiso de los dictámenes del Comité de Derechos Humanos. No obstante, puesto que firmó el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y sus Protocolos Facultativos, Corea del Sur tiene la obligación de acatar las decisiones del Comité incluso cuando estas contradigan las leyes nacionales.
      Hasta que Corea del Sur reconozca que la objeción de conciencia es un derecho fundamental y adopte las normas internacionales sobre este asunto, cientos de sus ciudadanos seguirán recibiendo condenas penales y siendo tratados como delincuentes. * Los testigos de Jehová anhelan que llegue el día en que Corea del Sur reconozca el derecho a la objeción de conciencia y deje de penalizar a los objetores. Mientras tanto, el señor Gwon y el Señor Oh, así como muchos otros surcoreanos, esperan que las autoridades japonesas adopten un protocolo que permita a los objetores de conciencia visitar su país.
       

    • Guest Nicole
      By Guest Nicole
      El Ejército surcoreano ha expresado este miércoles su rechazo a las demandas de alternativas por objeción de conciencia al servicio militar ante la "amenaza" de Corea del Norte. El Ejército considera que podría utilizarse fraudulentamente esta vía para evitar el servicio militar.
      "Es demasiado pronto para considerar una alternativa al servicio (militar) debido a la falta de consenso en el pueblo surcoreano. Corea del Sur y Corea del Norte están técnicamente en guerra desde la Guerra de Corea de 1950-53, que terminó con un alto el fuego, no con un tratado de paz", ha señalado un portavoz del Ministerio de Defensa surcoreano, según recoge la agencia de noticias surcoreana Yonhap.
      El martes, un tribunal de apelaciones de la ciudad de Gwangju (suroeste) revocó las condenas de 18 meses de cárcel impuestas por un tribunal de menor rango a dos testigos de Jehová. El tribunal se ha apoyado en la Constitución, que incluye el respeto a la libertad religiosa y de conciencia individual. Los jueces consideran que el ejercicio de estos derechos constitucionales no pueden conllevar un castigo penal.
      El Ministerio de Defensa ha anunciado que realizará una consulta el año que viene para explorar alternativas al servicio militar a la que puedan acogerse los objetores de conciencia.
      Desde el fin de la guerra, hace más de seis décadas, todos los hombres de entre 18 y 35 años sin taras físicas están obligados a un servicio militar de unos dos años. Miles de objetores de conciencia, la mayoría testigos de Jehová, han sido juzgados por negarse a cumplir con la 'mili'. En los últimos 60 años se calcula que unos 12.000 testigos de Jehová surcoreanos han ido a prisión por su objeción de conciencia.
      http://www.teinteresa.es/mundo/Ejercito-surcoreano-objecion-Corea-Norte_0_1671433578.html
    • Guest Nicole
      By Guest Nicole
      Predicación pública metropolitana en la estación Gangnam, Seúl, Corea del Sur.

    • Guest Nicole
      By Guest Nicole
      Seon-hyeok Kim se enfrenta a una de las mayores pruebas de su vida. A principios del 2015, este padre de familia de veintiocho años tuvo que comparecer ante los tribunales acusado de negarse a realizar el servicio militar por motivos de conciencia. El Tribunal de Distrito de Gwangju lo declaró no culpable basándose en las leyes internacionales. Esa decisión fue excepcional en Corea del Sur, puesto que durante décadas en este país se ha condenado y encarcelado a miles de objetores de conciencia. Ahora bien, el tribunal de apelación revocó el veredicto y lo sentenció a dieciocho meses de cárcel. Actualmente Seon-hyeok está pendiente del resultado de su apelación al Tribunal Supremo de Corea del Sur.
      En los últimos años, en Corea del Sur ha habido cada vez más personas en contra de la negativa del gobierno a reconocer la objeción de conciencia. Sin embargo, los tribunales de apelación han revocado los fallos de los jueces que han defendido con valentía las normas internacionales sobre este asunto.
      Un tribunal defiende el derecho a la libertad de conciencia
      El 12 de mayo de 2015, el juez Chang-seok Choi del Tribunal de Distrito de Gwangju absolvió a Seon-hyeok Kim de los cargos por negarse a hacer el servicio militar y explicó que este testigo de Jehová no estaba evitando su deber con la nación. Por el contrario, reconoció que es una persona profundamente religiosa y que sus convicciones morales no le permiten servir en el ejército. El juez señaló que Seon-hyeok estaba dispuesto a realizar un servicio civil sustitutorio que no estuviera relacionado con el servicio militar. *
      En su sentencia, el juez Choi indicó que, al rechazar el servicio militar, Seon-hyeok estaba ejerciendo su derecho a la libertad de conciencia y que “la libertad de conciencia es algo que debe protegerse a toda costa”. Este valiente juez respetó los valores morales de Seon-hyeok. Su veredicto, aunque contrario a los precedentes legales existentes en su país, fue fiel a las leyes internacionales sobre la objeción de conciencia.
      “La libertad de conciencia es algo que debe protegerse a toda costa, y eso se puede hacer de forma relativamente sencilla sin quitarle importancia al deber de defender a la nación” (juez Chang-seok Choi, Tribunal de Distrito de Gwangju).
      En respuesta a más de quinientas demandas, el Comité de Derechos Humanos de la ONU ha dictado cinco fallos en contra de Corea de Sur por castigar a los objetores de conciencia. En un fallo reciente, el Comité determinó que el encarcelamiento de estos objetores se consideraba una detención arbitraria, tal como se indica en el artículo 9 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. * Tanto este Comité como otros organismos internacionales piden a Corea del Sur que formule leyes que ofrezcan un servicio alternativo para los objetores de conciencia. En 1990, Corea del Sur se sometió voluntariamente al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y a su Primer Protocolo Facultativo. Aun así, no ha hecho nada para cumplir con esas peticiones.
      ¿Culpable o no culpable?
      El fiscal solicitó que el tribunal de apelación anulara la decisión de absolver a Seon-hyeok, alegando que su objeción al servicio militar por motivos de conciencia era una amenaza para la seguridad nacional. * El 26 de noviembre de 2015, este tribunal revocó el veredicto que lo declaraba no culpable y sentenció a Seon-hyeok a dieciocho meses de prisión por, supuestamente, evadir el servicio militar.
      Aunque el tribunal de apelación reconoció las decisiones del Comité de Derechos Humanos de la ONU, alegó que, en este caso, los tribunales de Corea del Sur están por encima de las leyes internacionales. Seon-hyeok Kim apeló inmediatamente al Tribunal Supremo e interpuso una denuncia urgente ante el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la ONU. *Actualmente, está a la espera de las decisiones de ambos organismos.
      El Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional se han negado de forma reiterada a reconocer los derechos de los objetores de conciencia. Tanto en el año 2004 como en el 2011, el Tribunal Constitucional dictaminó que la ley del Servicio Militar no viola la Constitución. En la actualidad, este tribunal está revisando por tercera vez la constitucionalidad de esa ley, y se espera que dé su veredicto muy pronto.
      Desde 1953, los tribunales de Corea del Sur han condenado a más de dieciocho mil testigos de Jehová a penas de cárcel por rehusar servir en el ejército
      ¿Acatará finalmente Corea del Sur las leyes internacionales?
      Si el Tribunal Supremo rechaza su apelación, Seon-hyeok irá directamente a la cárcel durante dieciocho meses. Esto le preocupa mucho porque sería un golpe muy duro para su familia, tanto en sentido emocional como en sentido económico, ya que su esposa tendría que mantener a la familia y cuidar sola a sus dos hijos pequeños. Además, después de salir de prisión, se le haría más difícil encontrar empleo por tener antecedentes penales.
      Los testigos de Jehová agradecen que gobiernos de todo el mundo hayan adoptado las leyes internacionales que reconocen el derecho a la objeción de conciencia. En Corea del Sur, los testigos de Jehová, incluido Seon-hyeok Kim, acuden a los tribunales para que se resuelva este problema. ¿Acatarán el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional las leyes internacionales a las que se han sometido voluntariamente? ¿Respetará Corea del Sur el derecho fundamental de sus ciudadanos a la objeción de conciencia?

    • Guest Nicole
      By Guest Nicole
      El 3 de noviembre de 2015, el Comité de Derechos Humanos de la ONU emitió sus observaciones finales después de un análisis minucioso de la trayectoria de Corea del Sur en materia de derechos humanos. El Comité reconoció los pasos que ha dado el gobierno en favor de los derechos humanos, pero señaló específicamente que no ha implementado las decisiones anteriores sobre la objeción de conciencia al servicio militar.
      El derecho a la libertad de conciencia y de religión
      Aunque la objeción de conciencia al servicio militar es un derecho humano fundamental reconocido internacionalmente, Corea del Sur sigue castigando a los que por motivos de conciencia rehúsan servir en el ejército. Desde 1950, los tribunales han condenado a más de 18.000 testigos de Jehová, a un total de casi 36.000 años en prisión.
      El informe del Comité de Derechos Humanos de la ONU instó al gobierno a:
      Liberar inmediatamente a todos los objetores de conciencia encarcelados por negarse a hacer el servicio militar.
      Eliminar los registros de antecedentes penales de los objetores, darles la debida compensación y asegurarse de que no salen a la luz sus datos personales.
      Legalizar el derecho a la objeción de conciencia al servicio militar y dar a los objetores la oportunidad de realizar un servicio civil alternativo.
      Responsable de cumplir con lo que ha pactado
      Desde el 2006, el Comité de Derechos Humanos de la ONU ha emitido cinco dictámenes en los que acusa al gobierno de Corea del Sur de no adoptar una legislación para proteger el derecho a la objeción de conciencia y de castigar a los que reclaman ese derecho. * El último informe del Comité apremia al gobierno a “establecer los mecanismos y procedimientos necesarios para ejecutar los dictámenes del Comité”, lo que incluye la total aplicación de las decisiones que el Comité ya ha emitido.
      Después de la emisión del informe, Seong-ho Lee, el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de Corea del Sur, admitió las violaciones de derechos humanos que aparecían en el informe. En una declaración pública en la que solicitaba al gobierno que pusiera en marcha las recomendaciones del Comité, Seong-ho Lee concluyó diciendo: “El gobierno tiene la responsabilidad de cumplir con todos los artículos del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos”.
      Corea del Sur ha firmado ese pacto, por lo que está obligada a proteger los derechos que este garantiza. Como el Comité de Derechos Humanos de la ONU supervisa la aplicación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y reconoce el derecho a la objeción de conciencia, Corea del Sur seguirá incumpliendo el tratado hasta que no implemente los dictámenes y las recomendaciones del Comité.
      Con este último informe, el Comité de Derechos Humanos de la ONU se suma a la indignación cada vez mayor de la comunidad internacional sobre el trato que reciben los objetores de conciencia en Corea del Sur. Muchas personas de ese país y de todo el mundo están muy atentas a si el gobierno cumple con las obligaciones que ha contraído.
      Fuente: https://www.jw.org/es/noticias/legal/legal-por-regi%C3%B3n/legal-corea-del-sur/objecion-conciencia/

  • Forum Statistics

    62,032
    Total Topics
    116,627
    Total Posts
  • Member Statistics

    16,534
    Total Members
    1,592
    Most Online
    Marek Markus
    Newest Member
    Marek Markus
    Joined




×
×
  • Create New...

Important Information

Terms of Service Confirmation Terms of Use Privacy Policy Guidelines We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue.