Jump to content

Cuatro condenados por estafar 39 millones a cientos de Testigos de Jehová


Guest Nicole
 Share

Recommended Posts

  • Guest
Guest Nicole

1488888795_002254_1488889524_noticia_normal_recorte1.jpg

Los acusados por una estafa piramidal en el seno de los Testigos de Jehova, durante el juicio en la Audiencia de Barcelona. ALBERT GARCIA

El Tribunal Supremo ha confirmado las condenas de entre tres años y tres años y medio de cárcel a los cuatro responsables de una estafa piramidal que ascendió a 39 millones de euros y que afectó a más de 1.300 personas en toda España, cientos de ellos pertenecientes a los Testigos de Jehová. El engaño se produjo entre 1998 y 2002 a través de las empresas Rural New Life, S.L., y Mutua Mas Vida, esta última una entidad que se comprometía a garantizar asistencia sanitaria no invasiva, que excluía transfusiones de sangre en las intervenciones quirúrgicas, vetadas en esta religión, de ahí que haya cientos de afectados Testigos de Jehová.

Los condenados a tres años y medio de cárcel son Juan Andrés Torrecillas Martínez, uno de los socios fundadores de Rural New Life y expresidente de Mutua Mas Vida, y Diego Luna Sánchez, delegado de ambas entidades en la zona de Catalunya, quien aprovechó su cargo de “anciano” (una especie de pastor) en los Testigos para convencer a centenares de feligreses para que suscribieran contratos de inversión y pólizas de seguros. A tres años de prisión han sido condenadas dos hermanas, María Mercedes y María Nieves Torres Salado, la primera directora jurídica de las dos entidades, y la segunda fundadora y exsecretaria del Consejo de Mutua Mas Vida. Las dos fueron además designadas albaceas testamentarias del fundador y primer presidente de Rural New Life, ya fallecido.

La sentencia del Supremo confirma la dictada por la Audiencia Provincial de Barcelona el 29 de enero de 2015, que condenó a los cuatro acusados por un delito continuado de estafa (con el agravante de abuso de confianza y con perjuicio de notoria importancia), en concurso con un delito de insolvencia punible.

El Supremo solo ha estimado estimado parcialmente el recurso de las dos mujeres y las ha absuelto por el delito de insolvencia punible.

Según los hechos considerados probados de la Audiencia de Barcelona, el objeto social de Rural New Life, con sede en Sevilla, era la captación de inversores privados a través de una red comercial distribuida por toda España para invertir en el mercado inmobiliario y en bolsa y comprar participaciones en otras empresas. “Sin embargo, los citados acusados decidieron -de común acuerdo e inducidos del ánimo de enriquecimiento injusto- ofrecer a partir del año 1999 como señuelo a los futuros inversores unos contratos de préstamo (bajo la denominación de Plan Inversión y Plan Ahorro, en adelante PIN y PAN) en los que se hacía constar una rentabilidad garantizada entre el 10 y el 13%, a pesar de ser plenamente conscientes que no se iba a invertir el capital captado en ningún bien concreto que produjera tales elevados dividendos”, concluyeron los jueces de Barcelona. “Conscientes de que solo con la entrada de nuevos capitales (pirámide) podrían hacer frente a las obligaciones contraídas, establecieron una red de sucursales (12 en toda España)”, a la que hicieron llegar unos folletos de propaganda donde se prometían esos intereses a riesgo cero.

A finales del año 1998, al comprobar que muchos de los inversores pertenecían a la congregación religiosa Testigos de Jehová como consecuencia de que la mayoría de delegados de zona eran miembros directivos de la misma y ofrecían los productos PIN y PAN a los feligreses de su comunidad, el primer presidente de Rural New Wife (ya fallecido), otro socio que está ahora en paradero desconocido, y Torrecillas, decidieron ampliar y completar la estructura piramidal fraudulenta mediante la fundación de Mutua MAS VIDA, una entidad de naturaleza aparentemente asistencial que serviría para que los mismos inversores ya captados por Rural New Life SL, se decidieran a adquirir también participaciones como mutualistas, a cambio de garantizarles no solo una asistencia sanitaria no invasiva que excluía toda posibilidad de transfusiones de sangre en las intervenciones quirúrgicas, tratamiento clínico que prohíbe dicha religión, sino también intereses elevados de sus aportaciones económicas.

“Consiguieron de esta manera y gracias a la "fe ciega" de los suscriptores consecuencia de compartir un mismo ideal religioso basado en la inmoralidad de toda mentira, que a comienzos del año 2001 entre ambas entidades tuvieran ya casi 3.000 partícipes entre inversores y asegurados”, indica la sentencia.

El Consorcio de Compensación de Seguros llegó a un acuerdo con 1.312 asegurados de Mutua Mas Vida para la adquisición y subrogación por valor del 89,31% de cada título o participación, por valor de 11 millones de euros. Pero el Consorcio no asumió los créditos correspondientes a la mercantil Rural New Life, dado que era una sociedad privada con ánimo de lucro, y tenía aún pendiente pendientes de cobro por parte de los inversores 27,9 millones de euros. La sentencia, en concepto de responsabilidad civil, condena a los cuatro acusados a indemnizar conjunta y solidariamente a los afectados y al Consorcio de Compensación de Seguros por la cantidad estafada, declarándose responsable subsidiario –no solidario como había dicho la Audiencia de Barcelona—la sociedad Rural New Life respecto a sus inversores perjudicados.

http://politica.elpais.com/politica/2017/03/07/actualidad/1488888795_002254.html

Link to comment
Share on other sites


  • Views 3.1k
  • Replies 3
  • Created
  • Last Reply

Top Posters In This Topic

  • Guest
Guest Nicole

El Supremo confirma condenas por estafar 39 millones a más de 1.300 personas, cientos de ellos testigos de Jehová

 

Se imponen penas de 3 años de cárcel a los responsables de Rural New Life S.L. Y la Mutua Mas Vida

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha confirmado penas de entre 3 años y 3 años y medio de cárcel para cuatro responsables de una estafa piramidal por importe de 39 millones de euros a más de 1.300 personas en toda España, cientos de ellos pertenecientes a la congregación religiosa Testigos de Jehová, entre los años 1998 y 2002.

El engaño a los inversores se produjo a través de las empresas Rural New Life, S.L., y la Mutua Mas Vida, esta última una entidad de naturaleza aparentemente asistencial que se comprometía a garantizar asistencia sanitaria no invasiva que excluía transfusiones de sangre en las intervenciones quirúrgicos, un tratamiento clínico que prohíbe dicha religión.

Los condenados a 3 años y medio de cárcel son Juan Andrés Torrecillas Martínez, uno de los socios fundadores de Rural New Life y expresidente de Mutua Mas Vida, y Diego Luna Sánchez, delegado de ambas entidades en la zona de Cataluña, quien aprovechó su cargo de 'anciano' -una especie de pastores- en los Testigos de Jehová para convencer personalmente a centenares de feligreses para que suscribieran contratos de inversión y pólizas de seguros.

A 3 años de prisión son condenadas las hermanas María Mercedes y María Nieves Torres Salado, la primera directora jurídica de las dos entidades, y la segunda fundadora y exsecretaria del Consejo de Mutua Mas Vida. Las dos fueron además designadas albaceas testamentarias del fundador y primer presidente de Rural New Life, ya fallecido.

La Audiencia Provincial de Barcelona dictó el 29 de enero de 2015 sentencia en la que estableció las condenas a los cuatro citados por delito continuado de estafa, subtipo agravado de abuso de confianza y con perjuicio de notoria importancia, en concurso con un delito de insolvencia punible.

SE MODIFICA EL DELITO PERO SE MANTIENEN LAS PENAS

Aunque el Supremo, estimando parcialmente el recurso de las dos mujeres, absuelve por el delito de insolvencia punible, al considerarlo consumido en el delito continuado de estafa, mantiene inalterables las penas de cárcel (3 años y 6 meses para Torrecillas y Luna, y 3 años para las citadas hermanas Torres Salado).

Según los hechos probados de la Audiencia de Barcelona, el objeto social de Rural New Life, con sede en Sevilla, era la captación de inversores privados a través de una red comercial distribuida por todo el territorio español, a fin de disponer de capital para comprar bienes inmuebles, adquirir participaciones en otras empresas, e invertir en bolsa.

"Sin embargo, los citados acusados decidieron -de común acuerdo e inducidos del ánimo de enriquecimiento injusto- ofrecer a partir del año 1999 como señuelo a los futuros inversores unos contratos de préstamo ( bajo la denominación de Plan Inversión y Plan Ahorro, en adelante PIN y PAN) en los que se hacía constar una rentabilidad garantizada entre el 10 y el 13 por ciento, a pesar de ser plenamente conscientes que no se iba a invertir el capital captado en ningún bien concreto que produjera tales elevados dividendos".

"Conscientes de que solo con la entrada de nuevos capitales (pirámide) podrían hacer frente a las obligaciones contraídas, establecieron una red de sucursales ( 12 en toda España)", a la que hicieron llegar unos folletos de propaganda donde se prometían aquellos elevados intereses sin riesgo alguno del capital invertido, añade la resolución.

A finales del año 1.998, al comprobar que muchos de los inversores pertenecían a la congregación religiosa Testigos de Jehová como consecuencia de que la mayoría de delegados de zona eran miembros directivos de la misma y ofrecían los productos PIN y PAN a los feligreses de su comunidad, el primer presidente de Rural Nee Wife (ya fallecido), otro socio que está ahora en paradero desconocido, y Torrecillas, decidieron ampliar y completar la estructura piramidal fraudulenta mediante la fundación de Mutua MAS VIDA, una entidad de naturaleza aparentemente asistencial que serviría para que los mismos inversores ya captados por Rural New Life SL, se decidieran a adquirir también participaciones como mutualistas.

A cambio les garantizaban no solo una asistencia sanitaria no invasiva que excluía toda posibilidad de transfusiones de sangre en las intervenciones quirúrgicas, tratamiento clínico que prohíbe dicha religión, sino intereses elevados de sus aportaciones económicas.

"Consiguieron de esta manera y gracias a la "fe ciega" de los suscriptores consecuencia de compartir un mismo ideal religioso basado en la inmoralidad de toda mentira, que a comienzos del año 2001 entre ambas entidades tuvieran ya casi 3.000 partícipes entre inversores y asegurados", indica la sentencia.

El Consorcio de Compensación de Seguros llegó a un acuerdo con 1.312 asegurados de Mutua Mas Vida para adquisición y subrogación por valor del 89'31% de cada título o participación , por valor de 11 millones de euros.

No asumió el Consorcio los créditos correspondientes a la mercantil Rural NEW LIFE SL, dado que era una sociedad privada con ánimo de lucro, estando aún pendientes de cobro por parte de los inversores 27,9 millones de euros.

La sentencia, en concepto de responsabilidad civil, condena a los cuatro acusados a indemnizar conjunta y solidariamente a los afectados y al Consorcio de Compensación de Seguros por la cantidad estafada, declarándose responsable subsidiario -no solidario como había dicho la Audiencia de Barcelona- la sociedad Rural New Life respecto a sus inversores perjudicados.

http://www.iustel.com/diario_del_derecho/noticia.asp?ref_iustel=1163354

Link to comment
Share on other sites

  • 2 weeks later...
  • Guest
Guest Nicole

Una estafa piramidal a Testigos de Jehová deja 50 afectados en Baleares

El Supremo confirma las penas de cárcel para los cabecillas, que abrieron sucursales en varias ciudades de España - Ofrecían altas rentabilidades por participar en una empresa inmobiliaria y en una mutua que excluía las transfusiones

Captaban inversores publicitando sugerentes intereses y aprovechando sus buenos contactos entre los Testigos de Jehová. Primero, a través de una empresa, Rural New Life, dedicada en teoría a la compra de inmuebles, que ofrecía elevadas rentabilidades de hasta el 13%. Después, en vista de que la mayoría de clientes eran miembros de esta comunidad religiosa, ampliaron su red creando una mutua que vendía más réditos y ofrecía además una atención sanitaria acorde con sus creencias, que prohíben las transfusiones de sangre.

Así operaba la red que, con buenas influencias entre los feligreses de esta comunidad religiosa, fue la responsable de una estafa piramidal de casi 40 millones de euros a más de un millar de personas de toda España, entre ellas al menos medio centenar de ciudadanos de Balears, según confirma a este diario el abogado barcelonés que puso la querella inicial, Esteban Gómez Rovira.

Gómez Rovira señala que la mayoría de personas que se pusieron en contacto con él para adherirse a la causa fueron Testigos de Jehová, afectados que, en todo caso, han guardado silencio en estos años de litigios, tal y como subraya una representante de la plataforma de afectados a nivel estatal, Mari Ángeles Medina.

El caso ha saltado de nuevo este mes a la luz pública después de que Tribunal Supremo haya confirmado las penas de cárcel para cuatro responsables del entramado financiero, por un delito continuado de estafa. Unas penas que oscilan entre tres y tres años y medio de cárcel. Los condenados son un anciano (una especie de guía espiritual) de la comunidad religiosa, que ejerció de delegado para la zona de Cataluña; un fundador de Rural New Life y de la mutua Más Vida; otra fundadora y una directora jurídica de las dos compañías.

Señuelo

En su sentencia, la Audiencia Provincial de Barcelona desgranaba cómo funcionaba la red. En 1998, crearon Rural New Life, con sede en Sevilla. Su objetivo: captar inversores privados para comprar bienes inmuebles e invertir en bolsa. Como señuelo, empezaron a ofrecer altas rentabilidades bajo la forma de contratos de préstamo, que, en verdad, carecían de base material.

"En tales contratos no figuraba ninguna cláusula de garantía específica (...) de cuáles eran los bienes mobiliarios o inmuebles que aseguraban el capital y el pago periódico de los intereses", razonaron los jueces, que concluyeron: "Sólo con la entrada de nuevos capitales podían hacer frente a las obligaciones contraídas". Rural New Life tenía una docena de delegados por la geografía española, entre ellos en Balears, que se dedicaban a encontrar clientes. Los delegados eran, en su mayoría, testigos de Jehová y, en consonancia, también lo eran los inversores.

Sin transfusiones de sangre

En vista de esta circunstancia, los condenados decidieron reforzar la estructura piramidal introduciendo un nuevo gancho para este colectivo: la posibilidad de comprar participaciones en la mutua Más Vida, con sede en Barcelona. Una mutua que, además de reportarles intereses económicos, les ofrecería una atención sanitaria acorde con los preceptos de sus creencias, que rechazan las transfusiones de sangre en las operaciones.

El mecanismo de captación funcionó. En 2001, Rural New Life y la mutua sumaban 3.000 clientes, entre inversores y asegurados. Sin embargo, las bases del entramado eran frágiles. Como recordó la Audiencia, "los intereses de los contratos de inversión vencidos se liquidaban únicamente gracias a las aportaciones de los nuevos inversores". El sistema se desmoronó en 2002. La Generalitat intervino en la mutua y los auditores oficiales constataron que no se llevaba ningún tipo de contabilidad oficial y que el patrimonio inmobiliario sólo lo formaban dos solares, cuyo valor apenas llegaba al 10% de la deuda total. Ese mismo año, se declaraba la quiebra de Rural New Life. Sus activos eran de 150.000 euros.

http://www.diariodemallorca.es/mallorca/2017/03/23/estafa-piramidal-testigos-jehova-deja/1200078.html

Afectada por la estafa piramidal: "No sólo perdí 120.000 euros. Perdí mi salud, el trabajo y mi vida"

Mari Ángeles Medina sostiene que los jefes se aprovecharon de su condición de Testigos de Jehová

perdi.jpg

Medina, que ha estado esta semana en Palma, ejerce de portavoz de la plataforma de afectados

"He perdido la salud, el dinero, el trabajo y la vida". Mari Ángeles Medina ha sido uno de los pocos rostros visibles de afectados desde que estalló el caso de la estafa piramidal. Medina, quien vive en Cataluña, no es Testigo de Jehová, aunque la mayoría de afectados pertenecían a esta comunidad religiosa. "Ellos pudieron hacer la estafa, porque eran Testigos", continúa Medina, en alusión a los condenados. Al menos uno de ellos era un anciano de la comunidad, que es una figura con gran ascendiente en este colectivo. "Los ancianos guían a la congregación y protegen su espiritualidad. Tal como un pastor cuida con esmero a cada una de sus ovejas, los ancianos se preocupan por conocer individualmente a todos los miembros del rebaño de Dios", se puede leer en la web de los Testigos de Jehová ( www.jw.org). 

Medina, quien ha estado estos días de viaje de Imserso en Mallorca, cuenta cómo empezó todo: "A mí, desde un principio, no me hacía gracia, pero nos metimos, porque toda nuestra familia ya estaba dentro". Invirtieron unos 120.000 euros. Al principio, les pagaron los intereses, aunque de una forma insólita. "Por la noche, venía a casa (uno de los responsables) y nos daba los intereses en metálico", relata. 

Una vez, ya muy escamada, se presentó en la sede de la empresa para pedir explicaciones. "Me pusieron un vídeo de la inauguración de la mutua Más Vida, donde se veían altos cargos de la Generalitat catalana, como el conseller de Trabajo. Y me dijeron: '¿Tú crees que va a haber algo malo con toda esta gente tan importante?", recuerda Medina, quien, asegura, no tiene "ninguna confianza" en poder recuperar su dinero.

http://www.diariodemallorca.es/mallorca/2017/03/23/perdi-120000-euros-perdi-salud/1200077.html

Link to comment
Share on other sites

 Share





×
×
  • Create New...

Important Information

Terms of Service Confirmation Terms of Use Privacy Policy Guidelines We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue.