Jump to content
The World News Media

Cómo fortalecer el sentido del compromiso en el matrimonio


Raquel Segovia

Recommended Posts

  • Member

1. Hombre afligido; 2. Mujer llorando 

María cuenta: “Desde hacía un tiempo sentía que algo no andaba bien. * Mi esposo, Miguel, estaba muy distante conmigo y trataba con frialdad a nuestros hijos. Su forma de comportarse había cambiado desde que instalamos Internet en casa, y yo tenía razones para sospechar que estaba viendo pornografía. Cierta noche esperé a que los niños estuvieran acostados y le pregunté qué estaba pasando. Entonces me confesó que había entrado a varios sitios pornográficos. Me quedé deshecha. No podía creer que aquello me estuviera sucediendo. Perdí toda mi confianza en él. Y para complicar las cosas, en aquella época un compañero de trabajo había empezado a mostrarse muy atento conmigo”.

Miguel explica: “Hace algún tiempo, mi esposa descubrió una fotografía guardada en la computadora y me preguntó qué hacía eso ahí. Cuando le confesé que veía pornografía en Internet, se puso furiosa. Me sentí horriblemente culpable y avergonzado. Pensé: ‘Este es el fin de nuestro matrimonio’”.

EN SU opinión, ¿qué fallaba en la relación entre María y Miguel? Tal vez piense que el principal problema era que él veía pornografía. Sin embargo, como el propio Miguel comprendió después, aquel vicio solo era un síntoma de un problema más profundo: la falta de un verdadero sentido del compromiso hacia su cónyuge. * Como es natural, María y Miguel se casaron con la ilusión de disfrutar juntos de una vida feliz y llena de amor. Sin embargo, el compromiso que los unía se fue debilitando con el tiempo, y cada vez se sentían más lejos el uno del otro. Eso mismo les ocurre a muchas parejas hoy día.

¿Siente usted que, con el paso de los años, se ha ido distanciando de su cónyuge? Si así es, ¿qué puede hacer? Para averiguarlo, veamos primero la respuesta a estas tres preguntas: ¿Qué significa tener un verdadero sentido del compromiso en el matrimonio? ¿Qué puede debilitar ese compromiso? Y ¿cómo podemos fortalecerlo?

¿Qué es el sentido del compromiso?

Muchos cónyuges lo definirían como el sentido del deber que los mantiene unidos. Por poner   un ejemplo, una pareja tal vez decida permanecer junta para no perjudicar a sus hijos, o porque sabe que ha contraído un compromiso ante Dios, el fundador del matrimonio (Génesis 2:22-24). Sin duda, motivos como esos son encomiables y pueden contribuir a que la relación supere tiempos difíciles. Pero si los cónyuges quieren ser realmente felices, debe unirlos algo más que una simple obligación.

Cuando Jehová Dios instituyó el matrimonio, se propuso que este brindara felicidad y profunda satisfacción a los casados. Por ejemplo, él quiere que el esposo ‘se regocije con su esposa’, que la ame profundamente y la haga sentirse amada. También espera que la mujer sienta ese mismo amor por su esposo (Proverbios 5:18; Efesios 5:28). Para que los cónyuges lleguen a estar así de unidos se requiere que ambos aprendan a confiar el uno en el otro y se esfuercen por cultivar una amistad para toda la vida. De esta forma, su sentido del compromiso se hace más fuerte. Y entonces su relación se vuelve tan estrecha que la Biblia dice que son —metafóricamente hablando— “una sola carne” (Mateo 19:5).

Podríamos comparar el sentido del compromiso a la mezcla que mantiene firmemente unidos los ladrillos de una casa. Para crear dicha mezcla hay que combinar varios materiales, como arena, cemento y agua. Del mismo modo, el compromiso en el matrimonio está formado por varios componentes, como el sentido del deber, la confianza y la amistad. Ahora bien, ¿qué puede debilitar ese vínculo?

Actitudes que pueden debilitarlo

El compromiso exige esfuerzo y espíritu de sacrificio. Hay que estar dispuesto a dejar a un lado las preferencias personales para complacer al otro. Desde luego, hoy día son pocos los que ceden a los deseos de alguien sin esperar nada a cambio. Algunos hasta lo consideran totalmente inadmisible. Lo habitual es preguntarse: “¿Y qué gano yo con eso?”. Pero piense: ¿cuántas personas egoístas conoce usted que tengan un matrimonio realmente feliz? Seguramente muy pocas, por no decir ninguna. ¿Y por qué? Porque quienes solo piensan en sí mismos no suelen permanecer con su pareja cuando es necesario sacrificarse, especialmente si creen que las pequeñas concesiones que quizás deban hacer no les reportarán beneficios inmediatos. No importa cuánto romanticismo hubiera al principio: si no hay verdadero compromiso, el amor terminará enfriándose.

La Biblia es realista y reconoce que estar casado supone mucho esfuerzo. Señala que “el hombre casado se inquieta por las cosas del mundo, en cuanto a cómo ganar la aprobación de su esposa” y que “la mujer casada se inquieta por las cosas del mundo, en cuanto a cómo ganar la aprobación de su esposo” (1 Corintios 7:33, 34). Por desgracia, aunque estemos dispuestos a hacer sacrificios, no siempre somos capaces de comprender las preocupaciones de nuestra pareja o de valorar lo que hace por nosotros. Si los cónyuges no se demuestran cuánto se aprecian, es muy probable que sufran mayor “tribulación en la carne” (1 Corintios 7:28).

Para que su matrimonio supere los malos momentos y se fortalezca durante los buenos, es vital que ambos vean su relación como algo duradero. ¿Cómo puede usted adoptar ese punto de vista y ayudar a su cónyuge a hacer lo mismo?

Cómo fortalecer el sentido del compromiso

Es esencial ser humilde y llevar a la práctica los consejos de la Palabra de Dios, la Biblia. De ese modo, usted se beneficiará y también su cónyuge (Isaías 48:17). A este respecto, veamos un par de consejos muy útiles.

Pareja feliz
 

Saque tiempo para su cónyuge

1. Convierta su matrimonio en una prioridad en la vida.

El apóstol Pablo escribió: “Aseg[úrense] de las cosas más importantes” (Filipenses 1:10). Dios concede mucha importancia a la forma en que el hombre trata a su   esposa, y viceversa. La Biblia muestra que el esposo que honra a su mujer recibirá honra de parte de Jehová, y que la esposa que respeta a su marido tiene “gran valor a los ojos de Dios” (1 Pedro 3:1-4, 7).

¿Cuánta importancia tiene para usted su matrimonio? Normalmente, invertimos más tiempo en los asuntos que consideramos más importantes. Así, podemos preguntarnos: “¿Cuánto tiempo le dediqué el mes pasado a mi cónyuge? ¿Qué cosas concretas hice para confirmarle que sigue siendo mi mejor amigo (o amiga)?”. Si le dedicó poco o ningún tiempo a su matrimonio, puede que a su pareja le cueste creer que usted siente un verdadero sentido del compromiso.

¿Cree su cónyuge que usted se siente realmente comprometido con su matrimonio? ¿Cómo puede averiguarlo?

¿POR QUÉ NO INTENTA ESTO? Le ofrecemos una forma de saber qué piensa su cónyuge sobre su sentido del compromiso. Escriba en un papel cinco categorías: dinero, trabajo, matrimonio, actividades recreativas y amigos. Ahora asígnele un número a cada una, de acuerdo con lo que usted crea que son las prioridades de su pareja. Luego pídale a su cónyuge que haga lo mismo con usted. Finalmente, intercambien las listas y revísenlas. Si su cónyuge estima que usted no le está dedicando suficiente tiempo y energías al matrimonio, analicen qué cambios puede hacer para fortalecer el sentido del compromiso. También es importante preguntarse: “¿Cómo puedo interesarme más por las cosas que le importan a mi cónyuge?”.

Mujer mirando a un compañero de trabajo
 

La infidelidad comienza en el corazón

2. Evite la infidelidad en todas sus formas.

Jesucristo afirmó: “Todo el que sigue mirando a una mujer a fin de tener una pasión por ella ya ha cometido adulterio con ella en su corazón” (Mateo 5:28). Cuando una persona tiene relaciones sexuales con alguien que no es su cónyuge, causa un enorme daño a su matrimonio. Tanto es así que la Biblia indica que el adulterio proporciona base válida para divorciarse (Mateo 5:32). No obstante, las anteriores palabras de Jesús muestran que el corazón de la persona puede albergar deseos inmorales mucho antes de cometer el adulterio propiamente dicho. Cuando alguien da rienda suelta a pensamientos de esa clase, ya está traicionando a su cónyuge.

Para conservar el sentido del compromiso en el matrimonio, también hay que estar firmemente resuelto a no ver pornografía. Aunque algunos digan lo contrario, la pornografía es veneno para el matrimonio. Fíjese en los sentimientos  que expresó cierta esposa: “Mi marido dice que ve pornografía para hacer más interesante nuestra vida amorosa. Pero a mí me hace sentir como si yo no valiera nada, como si no fuera suficiente para él. Siempre que se pone a ver esas imágenes me paso la noche llorando”. ¿Le parece que ese hombre está fortaleciendo su matrimonio, o que está acabando con él? ¿Cree que le está dando a su esposa razones para seguir luchando por su matrimonio? ¿Diría que considera a su mujer como su mejor amiga?

Un fiel siervo de Dios de tiempos antiguos llamado Job dio un buen ejemplo de verdadero compromiso hacia su matrimonio y hacia Dios. Él celebró ‘un pacto con sus ojos para no mostrarse atento a una virgen’ (Job 31:1). ¿Cómo podemos imitar su ejemplo?

Además de no ver pornografía, es necesario evitar cualquier relación demasiado apegada con alguien del otro sexo. Puede que a algunos les parezca que no hacen ningún daño a su matrimonio al andar coqueteando con otras personas, pero la Palabra de Dios advierte: “El corazón es más traicionero que cualquier otra cosa, y es desesperado. ¿Quién puede conocerlo?” (Jeremías 17:9). Para averiguar si nuestro corazón nos ha engañado, conviene que nos preguntemos: “¿Le presto más atención a alguna otra persona que a mi propio cónyuge? Cuando me entero de una buena noticia, ¿a quién se la cuento primero: a mi pareja, o a esa otra persona? Si mi esposo (o esposa) me pidiera que no tratara tanto a dicha persona, ¿cómo reaccionaría? ¿Me molestaría, o accedería de buena gana?”.

¿POR QUÉ NO INTENTA ESTO? Si se siente atraído por otra persona, limite su trato a lo estrictamente necesario. No la compare con su cónyuge ni piense en qué aspectos parece ser mejor. Al contrario, concéntrese en las virtudes de su pareja (Proverbios 31:29). Recuerde las razones por las que se enamoró de su cónyuge y pregúntese: “¿Realmente ha perdido aquellas cualidades, o es que he dejado de fijarme en ellas?”.

Ponga manos a la obra

María y Miguel, citados al principio del artículo, decidieron encarar sus problemas y buscar ayuda. Este fue solo el primer paso, pero así confirmaron que entre ambos había un verdadero sentido del compromiso, un auténtico deseo de luchar por su matrimonio contra viento y marea.

Recuerde que tanto si las cosas van bien como si no, su cónyuge necesita saber que usted está decidido a luchar por su relación. Así que no lo dude y tome las medidas que sean precisas para convencer a su pareja de que usted tiene un verdadero sentido del compromiso.

PREGUNTAS PARA PENSAR

  • ¿De dónde puedo sacar más tiempo para dedicarlo a mi cónyuge?

  • ¿Cómo puedo confirmarle a mi pareja que nuestro matrimonio es primordial para mí?

Link to comment
Share on other sites


  • Views 404
  • Replies 0
  • Created
  • Last Reply

Top Posters In This Topic

Popular Days

Top Posters In This Topic

Popular Days





  • Recently Browsing

    • No registered users viewing this page.
  • Popular Contributors

  • Topics

  • Posts

    • I'm having trouble locating the other post regarding discrepancies. I'm going to share this discrepancy here. Perhaps I didn't search thoroughly enough. Did you mean to say that there is no clear indication of how a celestial observer or scribe could be defined according to Francesca Rochberg as an astrologer? I'm curious if they did require assistance from mathematicians then. What would happen if a scribe was illiterate and not an astrologer, but a record needed to be made because no astrologer was available to record an urgent event? "The title “t.upˇsar En¯uma Anu Enlil,” although easily yet only literally translated as “scribe of En¯uma Anu Enlil,” is difficult to define. The common translation, “astrologer,” by focusing on only one aspect of the En¯uma Anu Enlil scribe’s activities, conveys an inadequate and one-sided picture. No one-word English translation of t.upˇsar En¯uma Anu Enlil adequately defines the field of expertise of the En¯uma Anu Enlil scribe without implying an anachronistically sharp distinction between astrologer and astronomer, and an implied distinction between pseudoscientist and scientist." This observation was not limited to Mesopotamian scribal scholarship in general, but also extended to a similar concern for Babylonian culture. "Textual sources from which one can piece together the range of responsibilities and expertise of a scribe of En¯uma Anu Enlil are fortunately not limited to those on which the title appears, as these are surprisingly rare. In the Neo-Assyrian period, the available texts include one letter mentioning the “reports of the t.upˇsar En¯uma Anu Enlils,”37 one Babylonian report in which the writer ˇSum¯aia is the “scribe of En¯uma Anu Enlil from the new team,”38 and one administrative document listing the employees of the court in which seven t.upˇsar En¯uma Anu Enlils head the list, two of whom are well known from the court correspondence and the astrological reports, that is, Iˇstar-ˇsuma-¯ereˇs and Balasˆı." How do modern scholars make adjustments if they have no way of knowing the mental state of the ancient scribes? They must grapple with the uncertainty of the formulas used or not used. It seems that a great deal of interpretation is based on conjecture, leading to disagreements among scholars. This uncertainty certainly impacts certain areas of scholarly interpretation. It seems that they took their records seriously, but can we truly rely on them if we consider that the scribe may not have been a scholar?
    • I can't believe it! You actually sent me a staggering six reference books and an impressive dozen articles. I'm not a fast reader, haha!  
    • Have you examined the writings of Francesca Rochberg? This person adds a unique perspective to the works of Hunger, Sachs, and Steele. It is truly enlightening to observe Ptolemy's fascination with that particular era in Tetr. 2.3. It's fascinating how they still refer to Piches and Johannes' works, especially with additional information and further footnotes. 
    • I think we can take Geo Jackson’s words as a template. ‘You don’t want to take sides,’ he says, and to show the challenge of keeping neutral, he uses the example of contesting politicians in Australia, one of whom wanted to draft people of Jackson’s age into the military and one of whom did not. Now that would test your resolve to stay neutral, he said, nonetheless you must do it. If he was as ignorant of politics as some seem to think is the gold standard, he would not have even known which politician’s views would be to his benefit and which one would not. Of course, I leaned into him on this point, informing him that: I’m sure he gave my words all the consideration they deserved before instantly turning his attention to other matters.
    • Then stop using AI Tools, since it's clear you have none, at least not where it counts. Now to please your kind of friends, I can see it.
  • Members

  • Recent Status Updates

  • Forum Statistics

    • Total Topics
      65.4k
    • Total Posts
      159.2k
  • Member Statistics

    • Total Members
      17,678
    • Most Online
      1,592

    Newest Member
    James Hume
    Joined
×
×
  • Create New...

Important Information

Terms of Service Confirmation Terms of Use Privacy Policy Guidelines We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue.